Un televisor hecho para los ojos

El desarrollo más importante de Samsung, el SUHD, la forma del televisor se adapta a la curvatura del ojo humano reduciendo significativamente el cansancio visual. Conozca por qué este es el dispositivo que hay que tener en casa.

A la hora de comprar un nuevo televisor, son muchas las personas que buscan que sea HD, ignorando que, en el caso de gigantes como Samsung, ya existen tres generaciones más de aparatos con mejor calidad de imagen. La más reciente y una de las más interesantes es la SUHD TV. ¿De dónde viene y por qué está de moda?

La búsqueda incesante por una mejor calidad de la imagen es lo que ha llevado a las compañías dedicadas a la tecnología a mejorar, cada vez con mayor rapidez, sus ofertas en el mercado de televisores, empezando con la alta definición (HD). Este formato comenzó a ser desarrollado en los años 80 en Japón y llegó a Colombia en 2008 con mayor resolución que un televisor análogo. Aunque estas pantallas de 1.366 x 768 pixeles todavía se comercializan hoy, hace mucho tiempo dejaron de ser suficientes.

En un lapso de menos de un año comenzaron a aparecer en el país los televisores Full HD, que completaron la resolución esperada de esta tecnología cuando fue propuesta por los japoneses con un total de 1.920 x 1.080 pixeles, doblando así la calidad de los televisores de baja definición (SD). Desde allí, los fabricantes no tardarían mucho antes de volver a ponerse a la vanguardia luego de que el formato de video usado en el mundo se volviera a transformar hacia la ultra alta definición (UHD).

En 2014 los televisores, también conocidos como 4k, no solo se adaptaron a este cambio, sino que aprovecharon para llevar la tecnología LED con la que venían equipados hasta ahora, al siguiente nivel: las pantallas LED. Así estos electrodomésticos no solo contaron con una resolución mayor (3.840 x 2.160 pixeles), sino con una pantalla capaz de dar más colores, con mejor contraste y brillo. Además, la palabra inteligente se integró al segmento, con sistemas capaces de llevar a cualquier imagen lo más cercano a UHD gracias a un avanzado proceso de escalamiento de imagen.

Nuevamente esta no fue la última frontera y en 2015 Samsung acuñó el término SUHD para su propia línea de dispositivos 4K, con un set de características muy llamativo, que se pueden clasificar en cuatro categorías: calidad d imagen, diseño, inteligencia y convergencia.

De lo primero da cuenta la calidad de imagen, que es lo que realmente le interesa a quien busca un nuevo televisor para su sala o habitación. Esto se encuentra en manos de la tecnología Quantum Dot, que produce una gama de colores más precisos y con 64 veces más tonos por cada color que un televisor convencional. Mientras esto sucede, el motor remasterizado analiza automáticamente el brillo de las imágenes para minimizar un consumo de energía adicional. Sumado a esto, está el sistema de escalamiento de imagen, ?upscale?, que suple la falta de contenidos UHD. Dicho de otra manera, no importa la resolución de origen del contenido (SD, HD o Full HD), los televisores adaptan la imagen recibida y mejoran la nitidez para ajustarse a las dimensiones de Ultra HD, llevándola lo más cerca posible al 4K.

No hay que dejar de hablar, claro, de la pantalla curva, que proporciona un campo de visión más amplio, creando un efecto panorámico absorbente, así la experiencia es más inmersiva. Además, cuenta con un mayor contraste desde diferentes posiciones, para que todos los espectadores disfruten por igual, mientras que la forma del televisor se adapta mejor a la curvatura del ojo humano, lo que se resume en un menor movimiento de los ojos y a su vez en la reducción del cansancio visual.

De la inteligencia se encarga el cerebro del dispositivo: un sistema operativo TIZEN que, entre las novedades que trae cuenta con un panel de juegos donde los usuarios pueden acceder a títulos de última generación desde el televisor y jugar en línea. Así mismo se suma la posibilidad de controlar cada dispositivo conectado al TV (consola o control para los videojuegos, caja de televisión por cable, minicomponente, Blu Ray, entre otros) desde el control remoto, gracias a que la pantalla detecta automáticamente cada dispositivo y lo sincroniza para que sea compatible con el mando.
Por último, la convergencia brindada por el sistema operativo mencionado permite conectar fácilmente smartphones, tablets o computadores para compartir contenido multimedia cómodamente y proyectarlo en la pantalla gigante del nuevo SUHD.

Con un diseño 360, que consiste en todas sus partes y materiales utilizados, dan como resultado un diseño limpio y sofisticado desde cualquier ángulo de donde lo miren dándole el toque final de elegancia que convierte a todo el conjunto en un atractivo dispositivo que quiere ganarse su lugar en los hogares. Definitivamente, entre los televisores del mercado, el SUHD se lleva el premio al más funcional.

Temas relacionados