Finley, la pequeña con parálisis cerebral que lucha por caminar

Christina Smallwood y Josh no pudieron tener hijos y decidieron adoptar. La bebé nació prematura y sufrió de un desarrollo cerebral anormal que le impidió crecer como los otros niños. Sus padres la apoyan para que algún día pueda movilizarse por sus propios medios.

Captura de pantalla de YouTube: Fifiandmo Video

Christina Smallwood y Josh, como muchas parejas luego de casarse, querían tener un bebé. Lo intentaron durante más de un año y tras ver que nada sucedía fueron a donde un especialista. Le hicieron exámenes de rutina a Smallwood y descubrieron que era infértil a causa del Roaccutan, un medicamento que tomó cuando era joven para tratar el acné.

“Nos explicaron que la concepción natural sería poco probable y que tendríamos muchos riesgos de abortos múltiples. Estábamos devastados. A través de todas nuestras oraciones, nuestros corazones nos llevaron a la adopción. Nos reunimos con un abogado un mes después y así comenzamos el largo proceso”, cuenta Smallwood en la página web en la que está toda su historia y la de Finley, su hija adoptiva.

La pareja no podía ocultar la emoción que le causaba cumplir un sueño: tener en pocos meses a su anhelada bebé. Sin embargo, Finley, como decidieron llamarla, se adelantó. A las 31 semanas de gestación llegó la bebé, quien tuvo que batallar para poder vivir.

Por su prematuro nacimiento, Finley sufrió una parálisis cerebral. “Nos dijeron que ella se retrasaría mucho y que quizás nunca caminaría. Optamos por hacer todo lo que estuviera en nuestro poder para asegurarnos de que este no fuera su caso”. 

La enfermedad de Finley no fue impedimento para que sus padres le brindaran todo el amor y apoyo. "Siempre te protegeré y prometo darte el mundo”, fueron las palabras que le prometió Smallwood a su bebé.

Mediante las redes sociales Smallwood ha visibilizado el caso de su pequeña que ahora tiene 4 años. También ha realizado campañas para recolectar fondos con el fin de conseguir un tratamiento para que Finley pueda movilizarse por sus propios medios.

El pasado 25 de octubre la madre compartió un video en su cuenta de YouTube en el que muestra los avances de la niña durante todo este año, luego de reunir el dinero para que se sometiera a una rizotomía dorsal selectiva con el doctor Park en San Luis, Misuri. Finley ha mostrado su fortaleza y sus ganas de superarse.

La pequeña rubia sonríe con cada paso que da y su familia lo celebra junto a ella. En algunas tomas se ve apoyada de un aparato con ruedas que le ayuda como bastón y, en otros, con más valentía, da algunos pasos sin apoyo de nadie más que de su fuerza y ganas de caminar.