Hombre no salió de casa durante siete años por su adicción a los videojuegos

Se trata del británico Billy Brown. Él asegura que llegó a tener pensamientos suicidas por su aislamiento de la sociedad.

Pixabay

Billy Brown, un hombre de 24 años, estuvo siete años encerrado en su casa debido a su adicción a los videojuegos, así lo relató la BBC.

"Durante años y años, me sentaba en bata frente a la computadora. Solo salía de casa para ir a citas médicas. Nunca salía para socializar o interactuar con otras personas. Toda mi vida estaba en internet”, comentó al diario británico.

Debido a las complicaciones médicas de su madre, Billy tuvo que pasar su infancia internado en hospitales. En el colegio sólo asistió un 13% a las clases. Este y otros factores tales como los exámenes del ingreso a la universidad y unos problemas médicos incidieron en que él decidiera encerrarse en su casa para de este modo alejarme del mundo.

Abandonó la universidad, ya no salía de su casa, no le interesaba nada sobre el mundo y entonces, conoció los videojuegos, ahí fue donde su adicción empezó. Cabe resaltar que la Organización Mundial de la Salud clasifica la adicción a los videojuegos como una enfermedad mental.

Billy relata que “perdí mi familia y trabajo por mi adicción a los videojuegos”. Se sumergió tanto en el mundo virtual que solo se interesaba por jugar, por temas de política y a lo último, “sintió el impulso del extremismo y del cibercrimen”.

Tanto era su adicción que llegó a perder la noción de la realidad convirtiéndose en un excéntrico de la sociedad que llegó a tener pensamientos suicidas. Cuando se percató de la situación por la que estaba pasando decidió que era momento de cambiar. "Me di cuenta de que si no hacía algo no iba a seguir viviendo al año siguiente o a los dos años".

Nuevas alternativas

Billy decidió salir de su mundo y buscó ayuda para seguir con su vida. Por medio de este proceso conoció el programa británico Game Changer, de Real Ideas Organisation.

Esta iniciativa, de acuerdo con BBC “busca motivar a los jóvenes a desarrollar sus habilidades y superar problemas a los que se puedan enfrentar antes de conseguir un trabajo”.

Billy, con la ayuda de esta organización, creó un juego de mesa para ayudar a personas que pasaron o están pasando por lo mismo que él.

Para participar en el juego solo es necesario tener un lápiz, un papel, un dado y unas tarjetas que describen a los personajes, a raíz de esto, mejoran las habilidades sociales de las personas mientras juegan.