Ladrón quiso pasarse de astuto y terminó en manos de la Policía

Decidió robar a un taxista en las calles sin tener en cuenta que el vehículo que estaba justo detrás era una patrulla.

Un ladrón de Pensilvania (EE.UU.) demostró su poca astucia a la hora de robar a un taxista cubierto de una máscara.

Se subió en la parte trasera del automóvil con el rostro cubierto, sacó su arma e intimidó al conductor para que le entregara todo el dinero.

De inmediato el transportador no dudó en darle todo su producido muy asustado por lo que estaba sucediendo.

De lo que no se percató el ladrón era que justo detrás del taxi había un automóvil de la Policía con las luces apagadas.

Pasados pocos segundo, uno de los uniformados notó algo extraño al interior del taxi y decidió inspeccionar.

Encendió las señales de su patrulla y se dirigió al taxi encontrándose con el ladrón y el atemorizado transportador.