Lindsay Lohan fue mordida por una serpiente durante sus vacaciones en Tailandia

La actriz ha compartido a través de sus redes sociales una fotografía de la herida que tiene en el tobillo después de que una serpiente la atacara mientras practicaba senderismo.

Lindsay Lohan. Bang Showbiz

La actriz Lindsay Lohan ha comenzado con mal pie su viaje a Tailandia para recibir en el país asiático la llegada del año nuevo después de que una serpiente la mordiera en el tobillo mientras disfrutaba de un paseo por los alrededores de su alojamiento en Phuket.

"Me encanta esto, es un lugar precioso y maravilloso... al margen de que me haya mordido una serpiente", anunciaba la intérprete a través de un vídeo compartido en la sección Stories de Instagram que, en un primer momento, sus seguidores no supieron si tomarse en serio o interpretarlo como una broma. 

Para despejar cualquier duda, la antigua estrella juvenil recurrió de nuevo a esa misma plataforma para compartir una imagen de la herida que luce en su tobillo, donde aún se podían apreciar marcas de la mordedura: "¡Hola! Sigo en Phuket, en Tailandia, esto es increíble y sí, el otro día me mordió una serpiente mientras estaba haciendo senderismo". Esta aclaración consiguió preocupar enormemente a todos sus fans, quienes en seguida se interesaron por su estado de salud -recomendándole que buscara atención médica lo antes posible- y expresaron su preocupación por el hecho de que la artista siguiera adelante con sus vacaciones pese al incidente. 

"La parte positiva es que estoy bien. Feliz año nuevo y que Dios los bendiga. Chao", aseguraba en otra grabación para calmar los ánimos. "De hecho, mi chamán me ha dicho que da buena suerte y atrae la energía positiva, así que es una bendición".

Parece que la artista no tiene demasiada suerte cuando se trata de sus viajes alrededor del mundo, ya que el año pasado estuvo a punto de perder un dedo tras intentar manejar "ella solita" el ancla del barco en el que estaba recorriendo las costas de Turquía. A consecuencia de aquella lesión, Lindsay tuvo que pasar por quirófano para someterse a una cirugía reconstructiva después de que sus amigos encontraran en la cubierta de la embarcación el trozo de dedo que había perdido antes de trasladarla corriendo al hospital más cercano.