Absuelven a Ramos Corena, “el médico de las barbies”, en Puerto Rico

Aunque en Colombia sigue investigado, el médico insiste en que reanudará sus consultas en Medellín.

Cristina Trejos es una de las pacientes lesionadas por Ramos Corena. Cristian Garavito

A finales del año pasado, el médico colombiano Carlos Ramos Corena, cuyo ejercicio médico ha sido cuestionado varias veces en Colombia, fue detenido en Puerto Rico por ejercer su profesión sin licencia. Desde entonces, a Ramos Corena también se le estaba investigando por la muerte de la puertorriqueña Nancy Santana García, quien murió después de realizarse un procedimiento estético con él en una clínica en Medellín.

No obstante, según informó La W Radio, Corena fue absuelto por las autoridades de Puerto Rico y se encuentra de regresó en Medellín donde, según él, ya lo esperan 200 pacientes que quieren recibir sus servicios.

En Colombia su regresó no ha sido bien visto, sobretodo porque desde del 2008, y en cabeza del concejal de Medellín Bernando Guerra, se han acumulado varias denuncias de mujeres que han sufrido varias lesiones tras ser operadas por Ramos Corena. De hecho, hay tres informes de casos de mujeres que murieron como consecuencia de estos procedimientos. (Lea también: Las cuestionadas cirugías del doctor Ramos) 

Hace seis años, por ejemplo, Guerra denunció a Ramos Corena ante la Fiscalía por la muerte de Tatiana Andrea Posada Jiménez, caso en el que aún no hay un fallo a pesar de que Corena ha admitido que no tiene títulos que lo certifiquen como cirujano plástico.

Además, las dudosas prácticas médicas de Corena llevaron a que en el 2014 el Tribunal de Ética Médica de Antioquia y el Tribunal Nacional los suspendieran por seis meses. (Lea también: Imputan cargos al "médico de las barbies")

En el reportaje “Las mujeres que se atrevieron a mostrar sus cicatrices por cirugías plásticas mal hechas”, publicado por El Espectador, Cristina Trejos, una de sus pacientes, denunció que el procedimiento realizado por Corena resultó en la obstrucción de la cavidad urinaria y la “mutilación” de su vagina.

Trejos llegó a las manos de Ramos Corena el 17 de diciembre de 2009, fecha en la que se hizo la primera cirugía en la clínica Aguacatal, (que cuando la denunció, cambió de razón social a Arte y Cuerpo). Trejos ya se había realizado una cirugía de cambio de sexo hacía 20 años, pero quería tener algunos retoques y había acordado con el médico Ramos Corena que le haría “depilación con láser en la barbilla, rinoplastia, mentón postizo, senos de 550 gramos, liposucción, hilos en la cadera, hilos de levantamiento de cejas, reparación de la vagina en labio izquierdo, diseño de sonrisa, gastos postoperatorios, gastos de enfermera, gastos de drogas y masajes”, como lo comentó la paciente en el reportaje.