ADN humano no se puede patentar

Un laboratorio tenía patentado uno de los genes defectuosos que le fue detectado a la actriz Angelina Jolie.

El ADN humano es un producto de la naturaleza y no puede ser patentado. Con este argumento la Corte Suprema de Estados Unidos revirtió una decisión judicial que le permitió a la compañía de biotecnología Myriad Genetics Inc. apropiarse de los derechos sobre dos genes vinculados al cáncer de mama y de ovario. Por votación unánime los nueve magistrados resolvieron prohibir que el material genético extraído del cuerpo humano –conocido como ADN aislado– sea propiedad de algún laboratorio o equipo científico.

“Un segmento de ADN de origen natural es un producto de la naturaleza y no puede ser patentado simplemente porque ha sido aislado, pero el ADN complementario (es decir, copiado artificialmente y replicado) puede ser patentado porque no se produce de manera natural”, señaló el máximo tribunal de justicia de ese país.

La Asociación de Patología Molecular –que representa a unos 150.000 investigadores, médicos y pacientes– llevó este caso hasta la Corte Suprema argumentando que la propiedad de Myriad Genetics sobre este material genético, estaba impidiendo el desarrollo de nuevas investigaciones que podrían beneficiar a miles de pacientes.

Esta empresa de biotecnología, que tenía patentado uno de los genes defectuosos que le fue detectado a la actriz Angelina Jolie –lo que la llevó a tomar la decisión de practicarse una mastectomía para retirarse los senos y reducir así el riesgo de desarrollar cáncer de seno o de ovario–, había presentado nueve solicitudes de patente por dos genes aislados en los años 90.

Hasta hoy Myriad Genetics cobraba entre US$2.500 y US$3.000 por una prueba de detección de este material genético (los genes BCRA-1 y BCRA-2, relacionados con un mayor riesgo hereditario a padecer cáncer de mamá y ovarios). Ese dinero, por ejemplo, fue el que tuvieron que pagar los laboratorios de Colombia que debían realizarles a sus pacientes esta prueba. Si la patente no fuera exclusiva –señalaron médicos independientes consultados por The Washington Post– este examen podría hacerse hasta por US$200.

El genetista Ignacio Zarante, del Instituto de Genética de la Universidad Javeriana, explicó que hasta hace unos tres años esta la única alternativa que tenía el país. Sin embargo, un grupo de científicos de la Universidad Javeriana, en compañía de uno alemán, logró la secuenciación del ADN de un grupo de mujeres para encontrar las mutaciones más frecuentes de los dos genes (BCRA-1 y BCRA-2) en las colombianas. “Con eso teníamos una facilidad inicial para hacer la prueba en Colombia: si se encontraba la mutación (entre las que ellos habían identificado) lográbamos hacer el diagnóstico de la paciente pero si no, nos tocaba mandar la prueba a Myriad”.

Zarante, además, celebra la decisión aseguran que “evidentemente Myriad no podía prohibirles a otros grupos en el mundo estudiar estos genes porque los tenemos todos los seres humanos. Es algo así como si yo patentara los riñones y todo el que quisiera estudiarlo o lograra un avance tuviera que pagarme”.

Desde hace 30 años la Oficina de Patentes y Marcas de EE.UU. ha concedido patentes sobre genes humanos. Se calcula que cerca del 20% de los 240.000 genes identificados están actualmente bajo patente, entre ellos algunos vinculados a la enfermedad de Alzheimer y ciertos tipos de cáncer. Unas 4.000 compañías, universidades y centros de investigación son hoy los propietarios de ese material genético, que si bien en ocasiones es restringido por los privados, en otras es mantenido en el dominio público para promover nuevos avances científicos.
 

Temas relacionados