CONTENIDO DESARROLLADO POR EL EQUIPO DE PUBLICACIONES ESPECIALES

Aliadas del sistema nervioso

Noticias destacadas de Salud

El consumo de vitaminas B es fundamental para mantener sanos los nervios y llevar un estilo de vida saludable, algo fundamental en este momento, cuando el teletrabajo y otras actividades pueden generar sedentarismo.

La pandemia del nuevo coronavirus cambió por completo la forma en la que la mayoría de las personas desarrollaba sus vidas. Los hogares y salas de estudio se convirtieron en las nuevas oficias y salas de reuniones.

Desarrollar todas las actividades que antes exigían salir de casa ha hecho que estas personas limiten su movimiento y que, en algunas ocasiones, no realicen pausas activas ni ejercicios, aumentando el riesgo de padecer, por ejemplo, daños en los nervios como la neuropatía.

Otros síntomas pueden potenciarse a causa de no ingerir vitaminas B y la falta de ejercicio, incluyendo dolencias como el desarrollo del túnel del carpo, una afección en uno de los nervios de la muñeca, que puede producir dolores en la mano, la muñeca y el codo, y dolores en la espalda, posiblemente asociados a una mala postura.

El papel de las vitaminas B

El complejo B está compuesto por varias vitaminas que cumplen una importante función para la salud de las personas. Una de ellas es la vitamina B1, también conocida como tiamina, descrita por MedlinePlus (la biblioteca médica más grande del mundo) como un actor que influye en “la contracción muscular y la conducción de señales nerviosas”.

Otra de las vitaminas B que fortalecen y benefician al sistema nervioso es la B6 o piridoxina, la cual, afirma la Clínica Mayo, “es importante para el desarrollo normal del cerebro y mantener saludables el sistema nervioso y el sistema inmunitario”.

La deficiencia en la vitamina B puede desencadenar varios problemas de salud. Un ejemplo es la neuropatía periférica, cuyos síntomas son entumecimiento, hormigueo o cosquilleo en pies y manos, falta de coordinación y caídas, entre otros (Clínica Mayo). Una de las causas de esta condición, entre otras, es la diabetes (según la clínica, más de la mitad de las personas con diabetes desarrollan algún tipo de neuropatía) y deficiencias de vitaminas como las B1, B6 y B12.

¿Quiénes deben consumirla?

Se debe consumir vitaminas B en todas las etapas de la vida. Su rol trasciende el buen funcionamiento del sistema nervioso y de otros componentes del cuerpo humano; sin embargo, algunas poblaciones deben prestar más atención a su ingesta.

Las personas vegetarianas, por ejemplo, deben usar suplementos de vitamina B12. Así lo considera la Unión Vegetariana Española, que, además, puntualiza en que no hacerlo puede generar diversos problemas en la salud de las personas, especialmente en bebés y niños.

Como una de las fuentes de vitamina B12, dicha organización recomienda ingerir suplementos, los cuales deben ser consumidos, según su composición, de forma diaria o semanal.

Por su parte, la compañía farmacéutica Wörwag Pharma dice que la vitamina B12 es importante para tener unos “nervios fuertes”. También afirma que los bebés y los niños necesitan esta vitamina, pues se hallan en su etapa de crecimiento.

Del mismo modo, la compañía dice que mientras que del 2 % al 5 % de los jóvenes europeos se ven afectados por la deficiencia de vitamina B12, del 10 % al 30 % de los adultos mayores de 65 años presentan una insuficiencia en esta sustancia fundamental para mantener una buena salud.

La familia de las vitaminas B está compuesta por la tiamina (B1), riboflavina (B2), niacina (B3), ácido pantoténico (B5), piridoxina (B6), biotina (B7), ácido fólico (B9) y cianocobalamina (B12). El consumo adecuado y la correcta suplementación de estas sustancias beneficia la salud de las personas en todos los momentos de su vida y favorece al funcionamiento adecuado del sistema nervioso, evitando trastornos que pueden aparecer por otras enfermedades, mala alimentación y sedentarismo.

https://nervecare.jebbit.com/xptt4viw?L=Owned+Web&JC=Online+Journey

Comparte en redes:

 

Temas Relacionados

Vitamina BSalud