Cambios en ecosistemas naturales pueden afectar la resistencia antibióticos

Un aumento de antibióticos en el medio ambiente por efecto de la acción humana podría influir en la resistencia a los mismos, además de afectar a determinadas poblaciones de microorganismos, advierte el investigador español José Luis Martínez.

Según explicó Luis Martínez, cuyo trabajo ha sido publicado por la revista Science, los antibióticos y los genes de resistencia se originan en los ambientes naturales.

Por ello, la comunidad científica debería analizar si los cambios producidos por la acción humana en los mismos pueden incrementar la población de bacterias resistentes a los antibióticos, y al tiempo facilitar que éstas transfieran esas resistencias a gérmenes patógenos (que desarrollan la enfermedad) humanos.

El científico recordó que los volúmenes de antibióticos en ámbitos como la alimentación animal o la agricultura superan a los empleados en la sanidad, pero hasta el momento existen pocos estudios al respecto para saber si ello puede ser motivo de riesgo importante.

El investigador Martínez, miembro del Centro Nacional de Biotecnología, del Consejo Superior español de Investigaciones Científicas (CSIC), advirtió de que los científicos ignoran "casi por completo" cómo los cambios derivados de la actividad humana están afectando a las poblaciones de microbios.

"No lo sabemos, y eso es importante, porque los genes de resistencia vienen del medio ambiente; están ahí, y en algún momento aparecerán", explicó el científico.

Añadió que uno de los posibles papeles de los antibióticos en la naturaleza sería el de eliminar los microorganismos competidores.

Según el experto, habría que plantearse hasta qué punto se produce un enriquecimiento en poblaciones de bacterias resistentes en el ambiente a causa de los antibióticos y cuál puede ser el impacto del uso de los mismos.

El científico añadió que existe la posibilidad de que grandes cantidades de antibióticos lleguen a los hábitats naturales y produzcan "cambios en las poblaciones microbianas con influencia posterior en la salud humana".

El incremento de la población mundial, acompañado de la falta de métodos eficientes para tratar las aguas residuales, también puede favorecer que las resistencias presentes en la naturaleza lleguen al ser humano.

Martínez concluyó que "las bacterias resistentes tienen que convivir con los gérmenes patógenos humanos para poder transferirles dichas resistencias".

Temas relacionados

 

últimas noticias