En Chile se prohíbe entregar píldora del día después

El Tribunal Constitucional de Chile anunció oficialmente un fallo que prohíbe la distribución gratuita de la llamada “píldora del día después” a todas las mujeres en el sistema público de salud.

En un comunicado, el Tribunal oficializó la resolución, que debía haberse publicado el 22 de abril y que está en fase de redacción, con el fin de “informar adecuadamente a la opinión pública” sobre ese acuerdo después que esta semana se filtrara parte de su contenido.

El contenido filtrado, conocido el pasado miércoles, causó indignación y protestas en diversos sectores sociales del país, que apoyan la distribución gratuita de la “píldora del día después” sin consentimiento de los padres, una medida impulsada en septiembre de 2006 por la presidenta del país, Michelle Bachelet.

Con esta decisión, el Tribunal Constitucional  (TC) acogió el requerimiento interpuesto por 31 diputados de la Alianza opositora que impugnaba la entrega de la píldora en los consultorios públicos, si bien la pastilla se podrá seguir adquiriendo en las farmacias del país.

El TC rechazó la prohibición de los denominados Dispositivos Intrauterinos  (DIU) y desestimó que el secreto en la entrega de la píldora a las adolescentes vulnere el derecho de los padres de orientar y educar a sus hijos en el uso de los métodos de control de la fertilidad.

En cuanto a otros sistemas de regulación de la fertilidad, vigentes desde hace 40 años en Chile, el tribunal constitucional señaló que “no existe ni podría existir acuerdo alguno” sobre éstos, pues “el requerimiento se circunscribió a los aspectos antes indicados”, por lo que “el pronunciamiento no podrá extenderse a otras normas o materias”.
 
En una primera reacción, el ministro portavoz, Francisco Vidal, indicó que el Gobierno “acatará el fallo”, pero manifestó su malestar por la discriminación que, a su juicio, impone la resolución entre las mujeres de altos ingresos y aquellas de sectores pobres.

Con el fallo, dijo Vidal, en Chile habrá píldora para quienes puedan pagarla y no habrá para aquellas mujeres y adolescentes más pobres, que no tienen plata para ir a comprarla a una farmacia.

En tanto, la ministra de Salud, María Soledad Barría, señaló que no se siente satisfecha con el veredicto, aunque dijo que espera conocer el fondo del fallo, el próximo día 22, donde se expliquen las razones por las que se prohibió la distribución de la píldora para compararlas con la antigua normativa.

Preguntada sobre si esta resolución era un golpe a la igualdad, aseguró que “sí” y añadió que el Gobierno Bachelet ha hecho un gran esfuerzo por aumentar las políticas de igualdad en el acceso a métodos anticonceptivos.

Barría afirmó sentirse tranquila por el rechazo a la impugnación de los dispositivos intrauterinos, conocidos como la “T de cobre” , una decisión que a su juicio es “muy importante para la planificación de las familias” en Chile.

La ministra hizo un llamado a toda la sociedad a realizar esfuerzos para promover el diálogo sobre la sexualidad con el fin de reducir la elevada tasa de embarazos de jóvenes en el país, especialmente entre las menores de edad.

Temas relacionados