El riesgo de metástasis del cáncer de piel aumenta según el grosor del tumor

El riesgo de metástasis y recurrencia del cáncer de piel aumenta significativamente si el tumor tiene más de 6 milímetros de grosor y si se encuentra situado en la oreja, según un estudio publicado en la versión digital de “Lancet Oncology”.

De acuerdo con la investigación, efectuada por científicos alemanes, también influyen en la probabilidad de propagación del carcinoma escamo-celular (cáncer de piel) y su reaparición la presencia de un tumor demoplástico (formación de tejido anormal, excesiva y descoordinada) y la supresión inmunológica.

El cáncer de piel está entre los que tienen más probabilidades de extenderse a otras partes del cuerpo, apunta la revista médica.

Los científicos Kay Brantsch y Helmut Breuninger del departamento de Dermatología de la universidad Eberhard Karls de Tübingen, en Alemania, analizaron los factores que permiten predecir su metástasis y recurrencia.

Los investigadores examinaron el caso de 615 pacientes que habían sido intervenidos quirúrgicamente entre 1990 y el 2001 en un mismo centro en Alemania.

Hicieron un análisis completo de los tumores extraídos -el grosor, el tamaño horizontal, la forma de las células y el tejido-, y también consideraron el lugar del cuerpo en el que habían surgido, el historial de cáncer epidérmico y de tumores demoplásticos de los pacientes y su grado de supresión inmunológica.

Asimismo midieron el tiempo que transcurría entre el diagnóstico del primer tumor y el diagnóstico de la metástasis o recurrencia.

Los 615 pacientes, de entre 27 y 98 años, fueron observados durante una media de 43 meses.

Durante ese tiempo, 26 pacientes -un 4 por ciento- experimentaron una metástasis, mientras que la enfermedad recurrió en 20 de ellos, un 3 por ciento.

Los científicos hallaron que los tumores de 2 milímetros o menos no se propagaron.

Sin embargo, hubo metástasis en 12 de 318 tumores de entre 2,1 y 6 milímetros de grosor (un 4 por ciento), y en 14 de 90 tumores con un grosor de más de 6 milímetros (un 16 por ciento).
 
Los expertos concluyeron que un mayor grosor aumentaba el riesgo de metástasis hasta cinco veces, así como la supresión del sistema inmune (4,3 veces más riesgo), la ubicación en la oreja (3,6 veces) y un mayor tamaño horizontal (más del doble de riesgo).
 
El riesgo de recurrencia aumentaba a más grosor del tumor (hasta seis veces) y desmoplasia (16 veces), señalan los expertos.

En sus conclusiones, los científicos recomiendan hacer un seguimiento clínico y con ultrasonidos cada tres o cuatro meses durante cuatro años de los pacientes con más riesgo, aunque reconocen que hay que comprobar los beneficios para los pacientes de esa medida.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Marlboro entra en el mercado de la marihuana

Y donde estaba la madre cuando…?