Estados Unidos aprobó ley que destina 50 mil millones de dólares para Sida y otras enfermedades

La Cámara de Representantes de EE.UU. aprobó una ley por un periodo de cinco años a la lucha contra males como la tuberculosis, la malaria y el sida en todo el mundo.

El grueso de esta cifra, cerca de 41 mil millones de dólares, será destinado a programas de lucha contra el sida, lo que supone casi triplicar los 15 mil millones de dólares con los que contaba el anterior plan de cinco años hasta ahora.

Los 41 mil millones de dólares suponen además la mayor aportación estadounidense destinada hasta el momento a la lucha contra una sola enfermedad. En 2003, el presidente de EE.UU., George W. Bush, lanzó el primer programa denominado "Plan de Emergencia del Presidente para la Reducción del Sida, para suministrar medicamentos a las personas infectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana  (VIH) y para apoyar a los países en sus esfuerzos de prevención.

En noviembre pasado, Bush, con motivo del Día Mundial del Sida, instó al Congreso a que aprobara una legislación que duplique los fondos estadounidenses para combatir el sida y los sitúe en 30 mil millones de dólares para un periodo de cinco años, por ello, la dotación aprobada hoy es mucho mayor de lo solicitado por el presidente.

El programa se centró en 15 países, doce de ellos en África y el resto en Vietnam, Haití y Guayana. El plan ayudó a incrementar el número de personas en el África subsahariana con acceso a medicamentos contra el sida de 50 mil a 1,45 millones en cinco años.

Además, EE.UU. está en el camino de alcanzar su objetivo de ofrecer tratamiento para dos millones de personas con esta enfermedad, de prevenir siete  millones de nuevas infecciones y de proporcionar cuidado a diez millones de personas, incluido huérfanos y niños vulnerables.

Debido a esos buenos resultados, el proyecto de Bush ha sido visto como un éxito de su política exterior. Activistas de la lucha anti-sida elogian el esfuerzo de Bush por combatir la enfermedad en todo el mundo al promover programas que facilitan a las víctimas medicamentos que prolongan su vida, pero critican su postura de centrarse demasiado en la abstinencia sexual como método de prevención.

El Comité de Asuntos Exteriores del Senado aprobó una ley similar, también dotada de 50 mil millones de dólares, por lo que las iniciativas tienen una alta probabilidad de recibir el visto bueno del presidente, sobre todo en un año electoral en el que no se esperan muchas medidas legislativas importantes.

La ley es uno de los últimos esfuerzos legislativos del ex presidente del Comité para Asuntos Exteriores, el demócrata Tom Lantos  (California), que murió de cáncer en febrero. Por ello, la iniciativa lleva su nombre junto al de su antecesor en el cargo, el representante republicano Henry Hyde  (Illinois), con quien Lantos trabajó en el primer programa de 2003.

Cerca de 40 millones de personas viven con el VIH y cada día otras seis mil  se infectan con el virus.

últimas noticias