Las hierbas medicinales no ayudan a niños hiperactivos

Niños y adolescentes hiperactivos, que tienen problemas para concentrarse, no mostraron mejoras cuando ingirieron hierbas medicinales, informó un estudio del gobierno, en otro golpe a ese tipo de medicinas naturales.

Las hierbas medicinales, tales como hipérico o hierba de San Juan (Hypericum Perforatum) , extracto de corteza de pino y alga azul-verdosa son algunos de los medicamentos que suelen usarse en Estados Unidos para el tratamiento del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) .

Esas hierbas medicinales son usadas por padres que no desean someter a sus hijos a estimulantes tales como Ritalin y otras drogas destinadas a controlar la conducta de personas hiperactivas, y cuyos efectos secundarios pueden ser nocivos, de acuerdo a los expertos.
 
Pero, a diferencia de los remedios recetados, esos suplementos medicinales en base a hierbas no cuentan con una estricta regulación del gobierno y sus fabricantes no necesitan demostrar si son seguros o eficaces.
 
“En la internet hay una gran variedad de hierbas medicinales que son vendidas para lidiar con el TDAH”, dijo la principal autora del trabajo, Wendy Weber, de la Escuela de Medicina Naturopática de la universidad de Bastyr, en Seattle, estado de Washington. “He descubierto que hay pocas investigaciones en la mayoría de esos productos”, añadió.
 
Weber, quien trabajó con colegas de las universidades de Harvard y de Washington, se concentró en Hipérico pues estudios en cobayos determinaron que aumenta productos químicos del cerebro tales como norepinefrina, que se presume contribuye a concentrar la acción.
 
Weber pensó que Hipérico podría operar de la misma manera que la droga recetada Strattera, aprobada por la Dirección de Alimentos y Medicinas de Estados Unidos para tratar TDAH. Strattera activa la presencia de norepinefrina en el cerebro.
 
En el estudio, a ser difundido el miércoles en la revista especializada de la American Medical Association, 54 niños que padecían de TDAH recibieron al azar cápsulas de Hipérico o placebos, tres veces por día. Los niños iban de los seis a los 17 años de edad.
 
Se midieron los síntomas al comenzar el estudio y en otras cuatro ocasiones. Luego de ocho semanas, los dos grupos no mostraron diferencias en sus síntomas o en los efectos secundarios.
 
Los resultados del estudio demuestran que los padres deberían cesar de dar a sus hijos hierbas medicinales, dijo la doctora Eugenia Chan, del Hospital de Niños de Boston, quien no participó en la nueva investigación. Chan indicó que las medicinas con receta han sido bien investigadas antes de recibir la aprobación del gobierno federal.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Remar para el mismo lado