Los gurús hindúes unen sus fuerzas para la lucha contra el sida en la India

Los principales gurús hindúes de la India, a los que siguen con devoción decenas de millones de personas, se han comprometido a unir sus fuerzas en la lucha contra el sida, incorporando en sus sermones información preventiva y mensajes que ayuden a romper el estigma que la rodea.

Ese fue el compromiso que adquirieron esta semana 70 grandes líderes religiosos reunidos en la sureña Bangalore en el seminario “Fe en acción”, organizado por la Fundación Arte de Vivir con apoyo del programa de la ONU contra el sida (UNAIDS), entre otros.

“El estigma que rodea esta enfermedad sólo puede superarse si los líderes religiosos hablan sobre ella abiertamente. Es una tarea que el Gobierno y las ONG no pueden abarcar solos”, dijo ante los reunidos el fundador de Arte de Vivir, el gran santón Sri Sri Ravi Shankar.

Los maestros hindúes se comprometieron a “incorporar información sobre el virus VIH en sus discursos, rituales, festivales, en las clases de religión y en la formación de los futuros líderes religiosos”.

En la India, millones de personas, sean de pueblos pequeños o de grandes urbes, siguen a un gurú, al que acuden no sólo para aliviar sus males espirituales sino también para que les curen los físicos con sus supuestos conocimientos védicos (de los antiguos textos sagrados).
 
“Hay muchos más líderes religiosos en la India que los tres millones de jefes de asambleas locales. Si todos los santos se suman, la campaña contra el sida tendrá mucho más alcance”, constató el viceministro de Empleo, Oscar Fernández, en el seminario.

“Cuando ellos hablan, tiene mucho impacto. Ningún Gobierno, ninguna ONG puede tener impacto sobre tanta gente con ninguna de sus campañas”, dijo la portavoz de Arte de Vivir-India, Manta Kailkhura.

Para el presidente del Consejo Mundial de Arya Samaj y uno de los principales líderes hindúes, el “swami” o maestro Agnivesh, la popularidad no es la única razón por la cual los gurús deben asumir la responsabilidad de combatir el sida, una enfermedad que ya afecta a 2,5 millones de indios.

“Los líderes religiosos son idóneos para esta tarea. El mensaje forma parte de los valores espirituales”, dijo en conversación con el “swami” Agnivesh, que sugiere aplicar en la India el ABC contra el sida expandido en Africa: “abstinence, be faithful and condom” (abstinencia, fidelidad y condón).
 
El “santo” afirma que los líderes religiosos deben colaborar a combatir el sida porque han sido “responsables de crear este tabú” que impide “hablar de sexo con los jóvenes”.
 
“Hemos creado un estigma contra la gente infectada por el VIH. Lo tachamos como inmoral”, lamentó, para añadir: “nos debemos a nosotros mismos eliminar el estigma que hemos creado. Debemos acudir a estas personas, darles la mano, comer con ellos, abrazarlos, tratarlos con amor y respeto”, propuso.

Agnivesh, considerado uno de los gurús más “progresistas” de la India, sugirió acabar con el silencio que rodea esta enfermedad en una “cultura represiva” y conservadora como la india.

Incluso, el gurú propuso que los clérigos que ofician bodas, de cualquier religión y no sólo la mayoritaria hindú, animen a los novios a hacerse la prueba del sida. “Podemos promover esa práctica prometiéndoles privacidad”, añadió.

“De hecho, también nosotros nos deberíamos hacer la prueba”, agregó, para admitir que entre sus filas “existen la homosexualidad, las relaciones sexuales” y, por tanto, el peligro de contagio.

La iniciativa logró el apoyo de grandes líderes hindúes de estados de toda la India, que “se comprometieron a expandir el mensaje a otros representantes religiosos con los que se encuentren”, para animarlos a participar también en ella.

“Es un tema del que todo el mundo tiene reparos en hablar”, dijo otra portavoz de la Fundación Arte de Vivir, Charu Garewal.

Pero “los líderes religiosos generalmente son gente tan ilustrada que nada es embarazoso para ellos, están por encima de estas cosas; es el pueblo el que titubea al escuchar o hablar de ello”, explicó Garewal.

Temas relacionados