Los hombres no creen en los dolores de las mujeres

<p>Los hombres no le creen a las mujeres cuando dicen que les duele cualquier parte de su cuerpo. Ésta fue una de las conclusiones que sacó a flote el IV Estudio Colombiano sobre Dolor. </p>

En cifras concretas, la investigación reveló que el 37 por ciento de los hombres duda de la severidad del dolor del que se quejan las mujeres de su familia. “Una situación que las mismas mujeres reconocen -comentó John Jairo Hernández, presidente de esta asociación-, pues según la encuesta el 42 por ciento de ellas considera que los hombres no les creen sus dolencias”.

La encuesta que se realizó por vía telefónica entre 1.204 personas entre 18 y 65 años es el diagnóstico más completo que se realiza en el país en esta materia y demostró que la mayoría de los colombianos convive con algún tipo de dolor. “Sólo en el último mes, el 44,7 por ciento de los hombres y el 60,5 por ciento de las mujeres han presentado algún tipo de dolor”, explicó el doctor Hernández. Esto puede considerarse un verdadero problema de salud pública, pues en muchos casos ésta es una molestia tan significativa que altera la calidad de vida de las personas.

Los dolores más frecuentes entre hombres y mujeres son los dolores de cabeza, de espalda y el de piernas. El 65 por ciento de los que los padecen estos dolores han consultado al médico en busca de una solución. Aunque la encuesta también reveló que existen altos porcentajes de automedicación (la mayoría de las personas consume medicamentos como acetaminofén e ibuprofeno) y consulta con homeópatas, curanderos y bioenergéticos.

Al analizar más en detalle los resultados, los investigadores encontraron algunas diferencias regionales. Las mujeres que viven en la zona andina y en la zona oriental (Santander y Arauca) expresaron un mayor número de dolencias, casi diez puntos más, que las de otras regiones.

Aunque en todas las etapas de la vida el dolor en la mujer adulta es constante, según los investigadores, la mayor incidencia se da entre las mujeres de 51 a 65 años de edad, quienes sufren intensamente dolores de cabeza, espalda y rodillas. Esto tendría una relación con la menopausia y los cambios hormonales en el cuerpo propios de este periodo.

Temas relacionados