Los niños están en riesgo de obesidad

Durante tres días un grupo de médicos pediatras de diferentes países de Latinoamérica se dieron cita en Cartagena para discutir los temas que más afectan la salud y nutrición de los niños menores de cinco años. Las conclusiones no son nada alentadoras.

Las mamás abusan de los complementos vitamínicos, siguen suministrándole a los menores de un año leche de vaca o derivados de los lácteos como el yogurt y el queso a pesar de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), les dan a sus hijos grandes cantidades de jugos -esto aumenta el riesgo de caries en los dientes y sobrepeso-, y el índice en el consumo de frutas y verduras es demasiado bajo.

Por eso, pediatras como Jaime Ramírez, jefe del servicio de gastroenterología e investigación nutricional del Hospital del Niño en Ciudad de México, sostienen con preocupación que se requiere una política de Estado que permita que las madres de todos los estratos socioeconómicos puedan amamantar a sus hijos hasta el sexto mes, restringir el consumo de bebidas gaseosas en los primeros cinco años de vida e introducir a la alimentación de los pequeños productos que han sido estigmatizados por los mismo médicos como el huevo, el pescado y la soya.

"Estamos dejando de tener niños desnutridos para empezar a tratar niños obesos. Una tendencia preocupante que se está afianzando gracias a la cultura del pague menos y como más agrandando su porción de comida, coma todo lo que pueda por una suma de dinero muy económica y el happy tour. Si seguimos así en el futuro vamos a tener una población adolescente con sobrepeso".

Por su parte, Carlos Velasco Benítez, coordinador de la II Cumbre Latinoamericana de Pediatría que se llevó a cabo en Cartagena del 20 al 22 de abril y presidente de la Sociedad Latinoamericana de Gastroenterología Infantil, explica que aunque en nuestro país el problema más grave es la desnutrición crónica infantil, a causa de los altos niveles de pobreza, ya comienza a percibirse un aumento significativo en los índices de sobrepeso de los pequeños.

Para contrarrestar esta situación debe haber una nutrición adecuada desde el momento en que la madre queda embarazada y especialmente durante los primeros cinco años de vida del menor. Por eso lo ideal -aclara Velasco- es que los niños tomen únicamente leche materna durante los primeros seis años de vida. Sin embargo, en Colombia esto no es fácil de ser llevado a la práctica, debido a que muchas madres tienen que trabajar y la Ley sólo da tres meses de licencia. En algunos países como Chile, en cambio, se están tramitando iniciativas legislativas para que esta licencia pueda ser ampliada hasta los seis meses.

Precisamente, previendo que este tipo de iniciativas no puedan ejecutarse en nuestro país, el Gobierno Nacional va a implementar, a partir del mes de agosto, bancos de leche en algunas ciudades principales. El proyecto, liderado por el Ministerio de Protección Social, busca seguir el ejemplo de Argentina y brindarle alternativas a las mujeres para que puedan alimentar a sus hijos de acuerdo a las recomendaciones de la OMS y así evitar que en un futuro sus hijos sufran de anemia y enfermedades cardiovasculares.

Entre tanto, los cerca de 150 médicos pediatras que asistieron a este encuentro en la ciudad amurallada coinciden en afirmar que sólo una verdadera política pública de salud, enfocada a la nutrición de los madres desde la gestación y de los niños durante sus primeros años de vida, pueden garantizar hacia futuro una población sana que no tenga que sufrir las consecuencias de la desnutrición ni tampoco lidiar con los efecto que produce obesidad.

Temas relacionados