Patarroyo dice cambio climático activará la malaria donde estaba erradicada

<p>El inmunólogo colombiano Manuel Alfonso Patarroyo dijo que &quot;el cambio climático activará la malaria donde ya estaba erradicada&quot;, ya que el aumento de las temperaturas en zonas que antes tenían climas más bajos facilita que prolifere el mosquito de la malaria.</p>

El hijo del científico Manuel Elkín Patarroyo, conocido por desarrollar la primera vacuna sintética contra la malaria, impartió la ponencia "Desarrollo de una vacuna eficaz contra la malaria" en sustitución de su padre, que no pudo asistir por motivos de salud.

Patarroyo hijo señaló que en este momento su laboratorio tiene resuelto "gran parte del problema de la fase que invade glóbulos rojos" y que están "en otra fase, que es en la que invade las células hepáticas" , pero puntualizó que todo esto se "está experimentando en monos todavía" y que por el momento no se hará con humanos.

La esperada vacuna contra la malaria anunciada por Patarroyo padre para principios de 2009 podría tener que esperar debido a que la colonia de primates estuvo cerrada casi un año, lo que supuso "un retraso en el esquema que teníamos previsto", dijo.

Patarroyo hijo ha explicado que tienen la intención de donar la vacuna a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por la política que ha tenido el Instituto de Inmunología de Colombia siempre de que "llegue al mínimo costo a la gente que lo necesita", aunque no descarta tampoco al Gobierno colombiano porque "es mucho más sólida la oferta" y "más fácil que termine aplicándose la vacuna".

Entre las principales dificultades de la investigación ha citado que les "tocó cambiar el modo de hacer vacunas", y ha puntualizado que "encontrar el camino ha sido largo" pero se ha mostrado convencido de que "se va a poder utilizar para otras enfermedades".

La investigación cuenta con apoyos del Gobierno colombiano pero están "empezando a recibir apoyo español también", y de la entidad Caja de Navarra, en España, para la investigación de otras enfermedades.
El equipo que investiga esta vacuna está formado por 85 científicos y tiene su sede en Bogotá, aunque tiene la colaboración de grupos de investigación en varias regiones del mundo.