Una ciudad indonesa prohíbe las limosnas bajo pena de cárcel

La Alcaldía de Macasar, en la isla indonesia de las Célebes, prohibió las limosnas bajo pena de cárcel, como medida para intentar frenar el preocupante aumento de los mendicantes menores de edad en sus calles.

El alcalde de Macasar, Ilham Arif Siradjudin, indicó que hay unos 2.600 “chicos de la calle” a los que “les gusta su situación porque pueden sacar dinero de manera fácil” , un aumento considerable respecto a los 870 que había en 2006, según el diario The Jakarta Post.

El alcalde señaló que estos chavales afrontan muchos riesgos y son explotados, en general, por adultos sin escrúpulos, que en algunos casos se trata de sus propios padres.

“No prohibimos a la gente ayudar a los niños de la calle, pero les animamos a que hagan sus donaciones a través de organizaciones”, añadió Siradjudin.

La nueva ordenanza castiga con hasta tres meses de cárcel o una multa de 1,5 millones de rupias (162,9 dólares ó 102,5 euros) a quien de una limosna, y con tres años de prisión y multas de hasta 5 millones de rupias a los pedigüeños.

Yakarta, Medan, capital de la provincia de Sumatra del Norte, y Denpasar, capital de Bali, han adoptado medidas similares.

Temas relacionados