La Unión Europea se compromete a incrementar su esfuerzo en la lucha contra cáncer

Los países de la Unión Europea (UE) se comprometieron a aumentar sus esfuerzos en la lucha contra el cáncer a través de estrategias integradas y del impulso de las políticas de prevención y de acceso a un diagnóstico temprano.

Los ministros de Sanidad de los Veintisiete países de la (UE) aprobaron un texto en el que abogan por mejorar la información que los ciudadanos reciben sobre la enfermedad, que afectará a lo largo de sus vidas a uno de cada tres europeos, según destacó la Presidencia de turno eslovena.

Además, los gobiernos instaron a la Comisión Europea a preparar un Plan de Acción sobre el cáncer, que incluya acciones en los ámbitos de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento, la rehabilitación y los cuidados paliativos.

En nombre de España, la consejera de Salud y Consumo de Aragón, Luisa María Noeno, expresó su apoyo al texto y pidió que se tenga en cuenta a las regiones europeas en la preparación de la estrategia comunitaria contra el cáncer.

La consejera destacó los esfuerzos que se están llevando a cabo en España, tanto desde la administración central como desde las comunidades autónomas, para combatir la enfermedad.

Noeno subrayó la importancia de mantener un enfoque que tenga en cuenta la prevención de la salud y la promoción de hábitos saludables que reduzcan los riesgos.

España, cuya Estrategia en Cáncer será evaluada por primera vez en el próximo Consejo Interterritorial, considera “interesante” la mención específica al apoyo a la familia de los enfermos introducida en el texto de los ministros europeos.

En este sentido, el secretario general de Sanidad, José Martínez Olmos, indicó que, aunque el cáncer es una enfermedad que hoy tiene cura, “no deja de suponer un impacto muy importante en el ámbito familiar”.
 
Por otra parte, los ministros abordaron en un debate público posibles fórmulas para mejorar la información de los consumidores sobre los medicamentos que están a su disposición en el mercado.

Varias delegaciones, entre ellas la española, consideraron positivos estos intentos, pero abogaron porque siempre estén bajo el control de las autoridades sanitarias por encima de las empresas.

Además, todos los países se mostraron de acuerdo en la conveniencia de mantener la prohibición de hacer publicidad de los medicamentos que requieren prescripción médica.

Temas relacionados