Crisis económica hace peligrar los logros en la lucha contra el sida: ONU

Esta agencia de las Naciones Unidas señala que, según las estimaciones, se espera un crecimiento de la mortalidad y la morbilidad.

La crisis económica mundial pone en peligro los logros obtenidos en los últimos años en la lucha contra la expansión del sida y el tratamiento de las personas infectadas por el virus, alertó el programa ONUSIDA.

Esta agencia de las Naciones Unidas señala que, según las estimaciones, se espera un crecimiento de la mortalidad y la morbilidad, una interrupción inesperada de los tratamientos, una dificultad de acceso a los mismos y un mayor riesgo de contagio.

Estas son las conclusiones que se derivan de un estudio realizado por ONUSIDA en 71 países donde residen 3,4 millones de personas sometidas a tratamiento antirretroviral, un tercio de los pacientes que lo necesitan.

Con respecto a la mortalidad y morbilidad, el informe indica que aumentarán debido a que "no se cumplirán los compromisos financieros de apoyo a la intensificación del acceso al tratamiento antirretroviral, lo que conlleva el riesgo de provocar muertes por enfermedades ligadas al VIH y que podrían haberse evitado".

En relación a los mayores riesgos de transmisión, recuerda que "cesar un tratamiento influye en la transmisión del VIH en la medida en la que los individuos infectados son aún más contagiosos. Para las mujeres embarazadas, el cese del tratamiento antiretrovial se traduce en un aumento del número de niños nacidos seropositivos".

Precisa que el hecho de dejar un tratamiento para retomarlo después "hace probable una resistencia a los medicamentos que anula el efecto buscado, lo que puede derivar en la necesidad de un tratamiento más costoso, de segunda línea a largo plazo".

Además, los servicios de salud pública se saturarán en el momento en que los recortes presupuestarios sean más fuertes, según el informe, dado que aumentarán las consultas e internamientos por enfermedades ligadas al sida.

Todos los consultados coincidieron en señalar que esperan que "se ponga en entredicho el carácter accesible de los tratamientos antirretrovirales" por varias razones.

Entre ellas están el aumento del precio por culpa de la depreciación de la tasa de cambio; la disminución del acceso a los alimentos, claves para poder soportar el tratamiento; la no disponibilidad de medicamentos a causa de las restricciones presupuestarias y el corte de la ayuda exterior.

Las personas que han participado de la encuesta en el 31% de los países estudiados, que cuentan con un 1,8 millones de personas que toman antirretrovirales, esperan que haya repercusiones negativas en los tratamientos este año.

Asimismo, los entrevistados en el 11 por ciento de los países aseguran que las consecuencias ya se han hecho sentir.

Los programas de prevención parecen especialmente amenazados, dado que en 34 países donde reside el 75 por ciento de las personas con sida se espera que haya recortes a las ayudas destinadas a estos proyectos.

Por regiones, hasta la fecha hay consenso en que la crisis tendrá efectos en el África Subsahariana, Europa del Este y Europa Central y el Caribe, mientras que no existe certeza de que haya repercusiones en África del Norte, Oriente Medio, América Latina y Asia.

Aunque los logros en la lucha contra la expansión del sida han sido numerosos, en el mundo hay cuatro millones de afectados en tratamiento, 14 millones de huérfanos que requieren atención médica y casi cinco nuevas infecciones por cada dos personas que se someten a terapia.

Según los últimos datos, 33 millones de personas viven en el mundo con el VIH.

Temas relacionados

 

últimas noticias