Argentina reconoce que no supo combatir la gripe A

Las víctimas mortales por el virus en ese país superan las 100.

El Gobierno argentino reconoció que no ha sabido combatir la gripe A con un “criterio único” y admitió que la cantidad de muertos por la enfermedad puede ser superior a la que señalan las informaciones oficiales, que hasta el momento reportan 94 fallecidos.

El ministro de Salud, Juan Manzur, aseguró en una entrevista que publica el diario Clarín que no se pueden tomar “medidas unilaterales” para luchar contra una pandemia, en tácita alusión a su antecesora en el cargo, Graciela Ocaña, quien renunció a finales de junio pasado.

“No hablaré de Ocaña porque fue muy respetuosa conmigo. En este momento tenemos que mirar para adelante e impulsar una lucha en todo el país. Por eso el lunes pasado nos reunimos con los ministros provinciales y consensuamos criterios para diagnosticar y tratar la enfermedad”, indicó.

Manzur insistió en que está “decidido” a no esconder cifras en relación a la enfermedad y consideró relativa la posición que Argentina ocupa entre los países con mayor cantidad de muertos por la gripe A, tercera detrás de Estados Unidos y México.

“El número puede llamar la atención, pero hay que poner la información en su contexto. En julio de 2006, por ejemplo, fallecieron 339 personas por el virus estacional de la gripe y ese dato pasó desapercibido. La gripe mata a mucha gente cada invierno”, remarcó.

Precisó que el 40 por ciento de los fallecidos hasta el momento eran personas sanas y aseguró que ningún argentino con gripe A quedará sin ser tratado porque “hay suficientes antivirales”.
 
“Lo importante es no tomar medidas espasmódicas y actuar con un enfoque integral”, insistió.

Manzur afirmó que “es probable” que la cantidad de muertos sea superior a los 94 fallecimientos confirmados oficialmente, después de que cifras extraoficiales indicaran que las víctimas mortales suman más de 100.

Debido a la pandemia, la capital y la mayoría de las provincias han decretado la emergencia sanitaria, además de restringir e incluso suspender las actividades en las escuelas, universidades, teatros y tribunales, entre otras.

 

Temas relacionados