Virus AH1N1 no está mutando en uno más peligroso

Sin embargo, el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. advirtió que sigue expandiéndose con rapidez por todo el mundo.

El Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) afirmó que de momento no hay señales de que el virus AH1N1 esté mutando en uno más peligroso, aunque sigue expandiéndose con rapidez por todo el mundo.

Nancy Cox, del CDC, dijo que era "bastante sorprendente" que no hayan surgido más variaciones genéticas del virus, dada su rápida expansión, que ha contagiado ya más de 40.000 personas y provocado en Estados Unidos la muerte de 263 infectados desde abril.

Cox hizo estas declaraciones en el marco de una reunión de la Administración federal de Fármacos y Alimentos (FDA) , donde las autoridades están considerando iniciar pruebas clínicas en humanos de una vacuna contra el nuevo virus, en un momento en el que se acerca la temporada de la gripe estacional.

El miércoles, el Instituto Nacional de la Salud de EE.UU. (NIH, por sus siglas en inglés) anunció que los científicos de una red de instituciones de investigación prevén iniciar pronto pruebas clínicas para acumular información sobre vacunas contra la gripe, incluida la que se deriva del AH1N1.

El CDC ha distribuido la cepa del virus a compañías farmacéuticas para que desarrollen vacunas "piloto", recordó el NIH.

Los datos que se recogerán ahora en los test clínicos permitirán decidir si poner en marcha un programa de vacunación contra la gripe A y cómo administrar las vacunas, indicó el NIH.

En concreto, se harán test clínicos de vacunas de dos empresas farmacéuticas; de Sanofi Pasteur, la división de vacunas del grupo farmacéutico francés Sanofi Aventis, y de CSL Biotherapies.

En una fase inicial, los científicos evaluarán si se necesita una o dos dosis de 15 microgramos de una vacuna contra el virus para provocar una respuesta inmunológica positiva en adultos voluntarios sanos de entre 18 y 64 años y mayores de 65 años.

Los investigadores también analizarán si se debe administrar una o dos dosis de 30 microgramos. Las dosis se inyectarán con 21 días de diferencia, y si la información inicial indica que estas vacunas son seguras, se llevarán a cabo test clínicos similares en niños de entre 6 meses y 17 años, explicó el NIH.

Las pruebas también servirán para observar la seguridad y la respuesta inmunológica en adultos y personas mayores que reciben la vacuna contra la gripe estacional junto con una dosis de 15 microgramos de la vacuna H1N1 2009.

Los test se efectuarán en un periodo limitado de tiempo y a "contrarreloj" ante un posible resurgimiento con fuerza de las infecciones del nuevo virus en la temporada de gripe estacional.

Nancy Cox afirmó que los test del CDC han confirmado que las personas que han recibido la vacuna estacional en el pasado tienen poca o ninguna inmunidad contra el AH1N1, pero sus análisis muestran que el virus todavía puede ser tratado con Tamiflú -de Roche- y Relenza -de Glaxo- ambos antigripales.

La doctora señaló además que el virus no se ha adaptado todavía completamente a los humanos.

La FDA tiene que dar su visto bueno al inicio de las pruebas clínicas de las vacunas contra el virus AH1N1.

Temas relacionados
últimas noticias