Cancelado programa de radio que obligó a menor a admitir que fue violada

La situación se dio luego de que la pequeña fuera sometida a una prueba con un detector de mentiras.

Una cadena de radio australiana retiró de su sistema un programa en el cual una joven de catorce años fue forzada a admitir que fue violada al verse sometida a una prueba con un detector de mentiras.

La confesión ha causado un enorme escándalo en Australia, donde ha provocado un reguero de críticas de grupos feministas y a favor de los derechos del menor e incluso una condena formal del primer ministro, Kevin Rudd.

El pasado miércoles, el programa "Kyle and Jackie O Show" de la cadena 2Day FM de Sídney emitió una entrevista sobre la precocidad sexual de la niña con la afectada y su madre.

Ambas se prestaron voluntarias para el careo, durante el cual la joven estaba conectada a un detector de mentiras.

Sin embargo, el público ignoraba que uno de los presentadores, Kyle Sandilands, sabía que la niña había sido violada a los doce años y buscó que ella lo confesara en antena.

"Ya te he contado esa historia, no me mires así y sonrías porque no tiene gracia", dijo entre lágrimas la pequeña antes de admitir delante de su alucinada madre que fue forzada a mantener aquella relación sexual.

Sandilands no se quedó ahí e intentó que relatara más de sus experiencias, antes de que su compañero le interrumpiera y diera por terminado el segmento.

Apenas unos minutos de diálogo entre ambas causaron tanto revuelo en Australia que dos días después, Rudd se sumó a las críticas y calificó el contenido del segmento como "totalmente inapropiado".

"Es una niña pequeña y, como la mayoría de australianos, estoy tremendamente disgustado al ver como ha sido tratada", declaró el jefe del Ejecutivo.

Se trata de la enésima polémica protagonizada en las ondas por Sandilands, un controvertido y lenguaraz locutor famoso por excentricidades como haber bebido leche materna del pecho de una embarazada o lanzado un concurso para encontrar el pene más pequeño de Sídney.

Pese a que ofreció una disculpa pública por su actitud, ha sido suspendido temporalmente de la conducción del programa y despedido de manera fulminante del jurado del concurso musical televisivo "Australian Idol".

La Policía y los servicios sociales del estado de Nueva Gales del Sur ahora investigan el caso de supuesta violación.

Temas relacionados