Terremoto de 6.5 grados deja 100 heridos en Japón

Es el segundo sismo de más de seis grados que sufre la nación asiática en menos de dos días.

Un centenar de personas resultaron heridas a causa de un terremoto de 6,5 grados que sacudió a primera hora del martes una amplia zona del centro de Japón, afectado además esta semana por lluvias torrenciales e inundaciones.

Por segunda vez en apenas día y medio, Tokio, la mayor metrópolis del mundo, tembló por un seísmo superior a los 6 grados en la escala abierta de Richter, si bien en el área metropolitana de la capital nipona no hubo que lamentar daños graves.

El terremoto sucedió a las 05:07 a.m. (hora de Japón) a 23 kilómetros de profundidad en la bahía de Suruga, en la región Tokai de la provincia de Shizuoka (centro de Japón), y causó el cierre automático de dos reactores nucleares y la paralización durante dos horas del servicio de tren bala o Shinkansen en la zona.

El hecho de que el temblor sucediese relativamente cerca de la superficie provocó que se sintiera con mucha intensidad en una amplia área del centro de Japón, que además tiene una elevada densidad de población.

En la escala japonesa cerrada de 7, centrada más en las zonas afectadas que en la intensidad del temblor, el seísmo midió 6 en zonas del centro y oeste de Shizuoka, si bien en Tokio alcanzó la intensidad más baja de 3.

Según cálculos de la agencia local Kyodo, fueron en total 103 las personas heridas, la mayoría de carácter leve, y también diversos los daños materiales ocasionados por el seísmo, el mayor que se produce en Shizuoka desde 1944.

Las imágenes de televisión mostraron artículos caídos en supermercados, carreteras con el asfalto quebrado, grietas en muchas casas y muros destrozados, entre la lluvia que ha caído con fuerza durante esta semana en Japón.

Además se produjeron al menos cuatro pequeños incendios en la ciudad de Shizuoka y 9.500 personas se quedaron sin electricidad temporalmente en Omaezaki, donde el seísmo ocasionó también interrupciones en el suministro de agua por la rotura de cañerías.

El primer ministro nipón, Taro Aso, creó hoy un equipo de trabajo en sus oficinas para recolectar información sobre el terremoto, que se ha producido además en las provincias a las que se aproxima actualmente el tifón Etau.

Ese tifón dejó ayer a su paso por el oeste de Japón al menos trece muertos y 17 desaparecidos en las provincias de Hyogo y Okayama, sin que las labores de rescate hayan dado hasta el momento resultados positivos.

La Agencia Meteorológica de Japón alertó a la población de posibles inundaciones y corrimientos de tierra por el paso del tifón, al tiempo que la tranquilizó señalando que no espera que el seísmo de esta madrugada sea el preludio del gran terremoto que se teme sacuda algún día la región de Tokai, según creencia popular.

En un primer momento, la Agencia Meteorológica emitió una alerta de tsunami para las islas Izu y la costa de Shizuoka por temor a olas de medio metro de altura, pero finalmente levantó el aviso después de que apenas se apreciase la subida en el nivel del mar.

En otro país que no fuera Japón seísmos de 6,5 grados de magnitud como el de hoy, o de 6,9 grados como el del domingo por la noche, hubieran provocado daños materiales mucho más elevados y previsiblemente un gran número de víctimas mortales.

En Japón, que con 127 millones de habitantes tiene una de las densidades de población mayores del mundo, los edificios están construidos para soportar fuertes movimientos sísmicos debido a la frecuencia con que se producen, pues el país se encuentra encima de varias fallas.

El seísmo ocurrido en la noche del domingo, que se sintió con fuerza en Tokio e hizo temblar muchas casas, no provocó daños de mención.

El terremoto más grave ocurrido en Japón en años recientes se registró en Kobe (oeste del país) el 17 de enero de 1995, con una magnitud de 7,3 grados en la escala abierta de Richter y provocó más de 6.000 muertos.

 

últimas noticias