Así es como migrar a otro país afecta su sistema digestivo

Un estudio publicado en la revisa Cell sugiere que la migración entre ciertos países puede afectar profundamente a las bacterias que viven en nuestros sistemas digestivos, con importantes implicaciones para nuestra salud.

Flickr

Un estudio publicado en la revista Cell sugiere que esa migración afectaría profundamente las bacterias de los sistemas digestivos de los migrantes.

Si usted migró hacia los Estados Unidos, por ejemplo, es más susceptile a desarrollar obesidad y enfermedades como la diabetes que los mismos estadounidenses. ¿Pero por qué? ¿Es el cambio de dieta una explicación suficiente?

Los investigadores de la Universidad deMinessota creían que no. Por eso, para tratar de entender el fenómeno, realizaron un extenso estudio en profundidad de inmigrantes chinos y tailandeses que se mudaron a los Estados Unidos.

Los autores analizaron la dieta, los microbios intestinales y el índice de masa corporal de los inmigrantes antes y después de mudarse: entre más tiempo pasaron los inmigrantes en Estados Unidos, menos diversas se volvieron sus bacterias. Esto está relacionado con el aumento de la masa corporal y el riesgo de obesidad.

Según la OMS, la obesidad se ha casi triplicado en todo el mundo desde 1975. En 2016, más de 1900 millones de adultos de 18 o más años tenían sobrepeso, de los cuales, más de 650 millones eran obesos.

Según explica el World Economic Forum, el intestino humano es el hogar de cientos de diferentes especies de bacterias conocidas colectivamente como el "microbioma intestinal". Entre más diverso sea ese microbioma, el sistema digestivo se considera más saludable. Los antibióticos, el estrés o los cambios en la dieta, que a la larga reducen esa diversidad, pueden ayudarnos a ser más susceptibles a enfermedades como la obesidad o el cólon irritable.  (Cerebro, ¿el segundo hogar de las bacterias del intestino?) 

El estudio comparó los sistemas digestivos de 514 mujeres sanas, divididas en aquellas nacidas y que viven en Tailandia, las nacidas en el sudeste asiático que luego se mudaron a Estados Unidos, y las nacidas en Estados Unidos que eran hijas de migrantes.

Los cambios en su microbioma intestinal comenzaron tan pronto llegaron a los Estados Unidos y continuaron cambiando durante décadas. Cuanto más tiempo pasaron viviendo allí, más se volvieron sus microbiomas a parecerse a los de los nativos americanos de origen étnico europeo. La mayoría de los participantes, que viven en los Estados Unidos, también aumentaron de peso durante el curso del estudio.

“La dieta occidental comúnmente contienen muchas especies de Bacteroides, que son buenas para digerir las grasas y proteínas de los animales. Las entrañas de las personas con dietas no occidentales ricas en plantas tienden a estar dominadas por las especies de Prevotella, que son buenas para digerir la fibra de las plantas. El nuevo estudio reveló que las cepas de bacterias de los países nativos de los inmigrantes, particularmente las especies de Prevotella, se perdieron por completo, al igual que las enzimas relevantes para digerir importantes fibras de plantas”, explica WEF.

Los investigadores señalan que este tipo de estudios tiene varias dificultades. En este caso, no está claro si los cambios en el microbioma están contribuyendo directamente a la alta incidencia de obesidad en los inmigrantes estadounidenses. (También sabemos que las dietas grasosas impulsan la obesidad en todo el mundo, sin importar si la flora intestinal es diversa o no, sin importar si está en Estados Unidos o no). La mayor parte de los estudios sobre el tema se han hecho en ratones, así que esta es la primera vez que se estudia en humanos.

 

últimas noticias

Calidad del aire: un asunto de vida o muerte

Sigue en pie suspensión de la venta de Medimás