Catorce asociaciones médicas le piden al Gobierno cuarentena inmediata en toda Bogotá

Noticias destacadas de Salud

Sociedades médico-científicas y agremiaciones de la salud pidieron al presidente Iván Duque y a la alcaldesa Claudia López implementar, de manera inmediata, una cuarentena estricta en toda Bogotá debido al aumento de contagios de COVID-19.

Catorce asociaciones médico-científicas y agremiaciones médicas nacionales y de Bogotá enviaron este lunes una carta al presidente Iván Duque y a la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, con un conjunto de medidas que sugieren implementar para frenar la propagación del virus SARS-CoV-2 y disminuir el riesgo de mortalidad ante el alarmante aumento de contagios las últimas semanas. Entre las propuestas está implementar de manera inmediata una cuarentena estricta en la capital.

“Estamos en una situación de desastre. Se va a presentar y ya se está presentando un desequilibrio entre la demanda y la oferta en términos de capacidades de respuesta de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Puedo tener 10 mil camas en el país, pero si esto no tiene las capacidades y la eficiencia resolutiva, que se las da el talento humano, no vamos a conseguir el propósito de la atención del paciente en estado crítico”, aseguró José Luis Accini, presidente nacional de la Asociación Colombiana de Medicina Crítica y Cuidados Intensivos (AMICCI).

El aumento vertiginoso por COVID-19 en todo el territorio nacional puso en alerta a las agremiaciones de la salud. Desde el pasado 27 de abril, que se empezó a levantar la cuarentena de forma progresiva con la apertura de actividades en 43 sectores económicos, se han aumentado de manera acelerada los contagios en el país, pasando de 11.613 casos el 11 de mayo a 45.212 el 11 de junio y 145.362 el 11 de julio, según ha informado el Ministro de Salud.

“La situación del país ha venido empeorando muy rápidamente. A partir de la penúltima semana se muestra un ascenso importante en los datos. Por eso hemos planteado y discutido entre las organizaciones la importancia de tomar una serie de medidas que consideramos clave para lograr disminuir el número de casos”, aseguró por su parte Sergio Isaza, presidente de la Federación Médica Colombiana.

En Bogotá los contagios pasaron de 4.305 casos el 11 de mayo a 14.537 el 11 de junio y, al 11 de julio el D.C. ya reporta 47.524 contagios, con una ocupación de Unidades de Cuidado Intensivo del 89,9%, según los últimos datos del Observatorio de Salud de Bogotá SALUDATA de la Secretaría Distrital de Salud. Según indican los expertos, “estos datos epidemiológicos reclaman medidas frásticas que frenen la propagación del virus y disminuyan el riesgo de la mortalidad”.

Por eso, entre las propuestas que esperan sean tenidas en cuenta por el mandatario y la alcaldesa, como máximas autoridades del país y la ciudad están:

Cuarentena estricta e ingreso mínimo vital:

“Dada la magnitud de contagios y decesos por COVID-19 en Bogotá y en el país, y la creciente ocupación de camas UCI, que advierte un inminente riesgo de desborde, consideramos necesario y oportuno se implemente, de manera inmediata, una cuarentena estricta inicial de dos semanas en toda la ciudad, que permita disminuir con suficiencia la tasa de contagios, objetivo central de esta medida, y continuar haciendo las adecuaciones locativas del sistema de salud y la consecución y preparación del talento humano necesario, con integración funcional entre el Distrito Capital y el resto del país. Este tiempo, de dos semanas, se destinaría a mantener niveles de ocupación por debajo de la línea de alto riesgo, para evitar el colapso del sistema al disminuir la cantidad de contagios y, con ello, el ingreso de nuevos enfermos críticos hasta que se llegue nuevamente a un nivel de ocupación de menor riesgo”, indicaron las asociaciones.

Asimismo, indicaron que para hacer posible y equitativas las medidas de cuarentena estricta y aislamiento social, se requiere “el respaldo de una política social de renta básica real y efectiva, con garantía de alimentación y servicios públicos básicos, dirigida a la población más pobre y vulnerable cuyo ingreso como trabajadores independientes, informales o de micro y pequeñas empresas, no está garantizado sin la lucha diaria”.

UCI y talento humano competente e idóneo para su funcionamiento

Para los médicos, el aumento de camas debería implicar también un aumento proporcional de las personas especializadas y capacitadas para atender, con el menor riesgo y la mayor eficacia, a los enfermos que puedan necesitar estas unidades. “Los elementos de monitoreo y diagnóstico no se manejan solos. Se necesita la participación activa, inteligente y vigilante de quienes los dirigen y manejan para atender a los pacientes: médicos intensivistas con su equipo humano de trabajo”, asegura la misiva.

“Aumentar camas de UCI sin contar con este tipo de profesionales deja desprovisto de real cuidado a los pacientes y en situación de riesgo médico-legal al talento humano en salud que los atiende ya que, como se dijo, los enfrentan a una patología compleja, nueva y con alto riesgo de complicaciones, muchas veces, fatales”, indicaron.

Rectoría y dirección unificada del sistema de salud

A cargo del Ministerio de Salud, la Superintendencia de Salud y la Secretaría de Salud de Bogotá. Las asociaciones aseguran que es necesario una intervención coordinada continua y efectiva de la Superintendencia de Salud con acciones de vigilancia, control y sanción sobre las IPS y EAPB (antes EPS), pues es responsabilidad de estas empresas garantizar a sus pacientes el acceso a servicios de salud. También para exigir a las ARL el cumplimiento de sus funciones legales relativas a protección individual del personal de salud, lo que supone la provisión de elementos de protección personal EPP y el reconocimiento e indemnización inmediata, por riesgo laboral, a quienes adquieran la enfermedad COVID-19, así como la cobertura de aquellos trabajadores de la salud que, por sospecha de contagio, requieran aislamiento.

Salud pública y pruebas diagnósticas

La Organización Mundial de la Salud OMS y numerosos expertos han manifestado que una de las medidas más eficaces para lograr la supresión del virus es hacer pruebas, pruebas y más pruebas, lo que implica detección, rastreo de contactos y aislamiento.

“En este contexto, se debe disponer de una clara, precisa y firme política de salud pública con equipos humanos de atención primaria”, aseguraron.

Para lograr este objetivo recomendaron una importante inversión de recursos en salud pública para todo el territorio nacional, con el objeto de conformar equipos de prevención y control de riesgos de salud pública en cada municipio del país, dependientes de las direcciones locales de salud, con 4 personas: epidemiólogo o salubrista, profesional social, tecnólogo en saneamiento y auxiliar de enfermería, a razón promedio de un equipo por cada 10 mil habitantes, dependiendo de la densidad poblacional, con el apoyo de dotación, transporte y laboratorio de respaldo necesarios para una efectiva cobertura de toda la población nacional.

“Sabemos del gran esfuerzo del gobierno nacional y los gobiernos locales, pero hay elementos que quizás no se están teniendo en cuenta. Tenemos que hacer más pedagogía con la ciudadanía”, insistió Accini. “Si no se controla la velocidad o el ritmo de programación de la intención, si no disminuimos eventos potencialmente críticos, van a descompensarse y consumirse camas de cuidados intensivos”.

Entre las organizaciones firmantes se encuentran:

Federación Médica Colombiana (fmc), Asociación colombiana de sociedades científicas (ACSC), Asociación colombiana de medicina crítica y cuidado intensivo (AMCCI), Colegio Médico Colombiano (CMC), Asociación colombiana de hematología y oncología (ACHO), Asociación médica sindical de colombia (ASMEDAS), Federación nacional de sindicatos médicos (Fecolmed), Asociación nacional de internos y residentes (ANIR), Asociación colombiana médica estudiantil (ACOME), Fundación para la investigación y el desarrollo de la salud (Fedesalud), Academia de medicina del Valle del Cauca; y Organizaciones adscritas a Bogotá: Colegio médico de Bogotá D.C., Asociación colombiana de medicina crítica y cuidado intensivo – AMCCI capítulo Bogotá, Sindicato de anestesiólogos de Bogotá y Cundinamarca.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.