Aspirina ¿la pastilla milagrosa?

Sirve para tratar tumores y hasta el deterioro cerebral.

La última noticia sobre los beneficios de la aspirina –de la farmacéutica Bayer– dice que esta pastilla puede prolongar la vida de los pacientes de un tipo de cáncer colorrectal. Científicos del Instituto de Cáncer Dana-Farber, que acaban de publicar sus hallazgos en el ‘New England Journal of Medicine’, explicaron que esta terapia sólo es efectiva en quienes tienen tumores con una mutación en un gen clave (el PIK3CA).

Para este estudio se tuvo en cuenta a cerca de 900 pacientes con cáncer colorrectal. Se encontró que cinco años después del diagnóstico el 97% de las personas con este tipo de tumor que tomaban aspirina seguían con vida, en comparación con el 74% de los que no lo hacían. El autor principal del estudio, Shuji Ogino, advirtió que estos hallazgos deben ser replicados por otros investigadores para llegar a ser considerados como definitivos.

En los últimos meses se han conocido reiterados estudios que relacionan el consumo de aspirina con la reducción en el riesgo de desarrollar algunos tumores, o con la prolongación de la esperanza de vida para pacientes de ciertos tipos de cáncer. Esta última noticia relacionada con el cáncer colorrectal, por ejemplo, se publica sólo diez días después de que los diarios del mundo informaran que la misma pastilla podría reducir el riesgo de cáncer de ovario.

En esa ocasión fue un equipo de profesionales del Centro de Investigación del Cáncer de Dinamarca, el que encontró que las mujeres que recurren habitualmente a esta medicina para aliviar sus dolores tienen un menor riesgo de padecer cáncer de ovario del tipo seroso, el más común. Para desarrollar esta investigación los autores utilizaron datos de 756 mujeres danesas afectadas por este tumor entre 1995 y 1999. En palabras de Susanne Kjaer, líder de la investigación, este hallazgo “sugiere un posible efecto protector del uso de analgésicos en el riesgo de cáncer de ovario, pero ese beneficio debe equilibrarse con los efectos adversos del uso de medicamentos para el dolor, como el riesgo de úlceras sangrantes y péptica”.

A principios de octubre se conoció otro revelador hallazgo en relación con la aspirina: el consumo de esta pastilla diaria moderaría el deterioro del cerebro de mujeres de edad avanzada y con riesgo de sufrir un infarto. El estudio, publicado en la revista médica ‘British Medical Journal’, estuvo liderado por un equipo de la Universidad de Gotemburgo (Suecia) y abarcó a 681 mujeres suecas de entre 70 y 92 años que no padecían ninguna demencia.

Durante cinco años 129 de estas mujeres tomaron dosis diarias de entre 75 y 160 miligramos de aspirina, lo que según los investigadores llevó a que al finalizar ese período su “declive cognitivo fuera considerablemente menor” en comparación con el resto. Los científicos advirtieron que el mecanismo de este efecto protector todavía no es comprensible en su totalidad, pero podría estar relacionado con que el fármaco facilita la circulación sanguínea en el cerebro.

Y sólo por mencionar una publicación más, habría que mencionar la de la revista médica británica The Lancet, que en junio pasado reveló una serie de informes que exploraban los beneficios de la aspirina. Tres estudios coincidían en su efecto anticancerígeno aunque se advertía que los datos todavía eran limitados. El autor de uno de los estudios Peter Rothwell, de la Universidad de Oxford, señaló que las bondades de la aspirina aplican a varios tipos de cáncer. Explicó también que aunque estudios previos habían señalado que los efectos aplicaban sólo a pacientes que tomaban la pastilla durante un largo plazo de tiempo, “los tratamientos con aspirina reducen la incidencia y la mortalidad del cáncer también a corto plazo”.
 

Temas relacionados