Campeones contra el paludismo

Según la Organización Panamericana de la Salud, el Proyecto Malaria Colombia es el mejor que se está ejecutando en el continente para combatir esta enfermedad.

El programa instaló 60 nuevos puestos de diagnóstico rápido de la enfermedad. / Fotos: Proyecto Malaria Colombia 2010-2015

En el mundo, cada 15 segundos fallece una persona que ha contraído paludismo. La picadura de un mosquito hembra anofeles infectado puede ser tan mortal que esta cifra llega a sumar 660.000 muertes al año, la mayoría de niños africanos. Las advertencias de las organizaciones internacionales son claras: si la prevalencia de la malaria continúa su curso de permanente aumento, la tasa de mortalidad puede duplicarse en los próximos veinte años.

La situación de Colombia es la segunda más crítica de América. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el país aporta aproximadamente el 20% de los casos de malaria de todo el continente y, además, el 24% de los colombianos se encuentra en riesgo de contraer la infección. Sólo el caso de Brasil supera estas estadísticas.

Hace tres años, gracias a la financiación de Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, nació en Colombia un proyecto que hoy beneficia a 600.000 habitantes de los cinco departamentos con mayor índice de paludismo: Córdoba, Chocó, Antioquia, Valle y Cauca.

El Programa Malaria Colombia nació con el objetivo de reducir en cinco años el número de personas contagiadas en 40% y disminuir el número de muertes en el 95%, en los municipios atendidos.

Durante este tiempo el proyecto implementado por el Fondo Nacional de Proyectos de Desarrollo (Fonade) y el Instituto Nacional de Salud (INS), junto con la Fundación Universidad de Antioquia (FUA), ha logrado la dotación de 150 nuevos puestos de diagnóstico y el fortalecimiento de otros 150, todos ubicados en áreas vulnerables que carecen de acceso a los servicios de salud adecuados.

Miles de personas han tenido acceso a un diagnóstico temprano y recibido atención por parte de especialistas, más de 300 pobladores se han capacitado en la utilización de microscopios para ayudar a mejorar la calidad de los diagnósticos y se ha avanzado en la promoción de hábitos saludables, como la implementación de toldillos para dormir.

“Elegimos los 45 municipios que le aportan el 80% de los casos de malaria al país. En 2010 se registraron 110.000 casos de contagio y el año pasado la cifra bajó a 60.000. Comenzamos registrando 12 muertes al año y en 2012 se contaron seis”, dice a través del teléfono la epidemióloga Olga Murillo, gerente del programa, quien habló con El Espectador desde Washington luego de recibir por parte de la Organización Panamericana para la Salud (OPS) el primer lugar del reconocimiento Campeones contra el Paludismo, que destaca a la estrategia colombiana como la mejor del continente.

“El programa ha demostrado que con el uso de intervenciones costo-efectivas se puede controlar las infecciones por malaria”, dijo la representante de la OPS en Colombia, Gina Watson. La organización reconoció los logros del programa en la prevención y el control de la malaria y sus aportes para abordar otros problemas de salud.

“Lo importante de este reconocimiento es que permite posicionar al país como una nación que está haciendo cosas importantes en materia de salud pública”, concluye la médica Olga Murillo.

 

últimas noticias

La zona gris de los medicamentos