Cirugía para separar siameses unidos por la cabeza fue exitosa

El procedimiento realizado en el Hospital de Niños de Montefiore, Nueva york, duró 16 horas y media. Fue ejecutada por el médico cirujano James Goodrich.

Jadon y Anias McDonald nacieron el 9 de septiembre de 2015.Facebook Nicole McDonald

Los hermanos McDonald, quienes compartían entre 3 y 5 diámetros de tejido cerebral, fueron separados tras una compleja cirugía que duró 16 horas y media.

Realizada en el Hospital de Niños de Montefiore, Nueva york, y liderada por el doctor James Goodrich, la cirugía ha sido considerada una hazaña. Es la séptima separación de cráneos de Goodrich y la número 59 del mundo.

Jadon y Anias McDonald nacieron el 9 de septiembre de 2015, un mes prematuros, en una cesárea no programada y unidos por la cabeza. Una condición rara, ya que la probabilidad que dos hermanos estén unidos de esta manera es de una en un millón.

“Son tan perfectos. Hermosos, graciosos y felices”, afirmó Nicole McDonald, su madre, a CNN.

Tanto ella como el padre de los niños, Christian McDonald, sabían que la cirugía era un riesgo. De hecho, hacia 1980 era aceptable sacrificar a uno de los dos niños para que el otro sobreviviera, aunque seguía siendo común que ambos perdieran la vida.

El éxito de esta cirugía se debe al esquema de procedimientos que ha realizado Goodrich. En vez de realizar una sola cirugía de 50 horas de largo, el equipo que operó a los hermanos McDonald lo hizo en varias etapas. Antes de pasar a su último encuentro con el quirófano, en tres cirugías previas, el equipo les puso unos expansores de tejido a los niños para que la piel fuera suficiente una vez fueran separados. Además, empezaron a dividir algunas venas, buscando que el procedimiento final fuera más sencillo.

Sin embargo, a los gemelos aún les queda un largo camino por recorrer. Sus cráneos serán reconstruidos por el cirujano plástico Oren Tepper, en compañía de Goodrich, y durante un tiempo deberán asistir a rehabilitación para que aprendan a voltearse, alzar sus cabezas y desarrollar la fuerza de sus cuellos.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Cianuro, una sustancia inquietante