Clítoris: ¿quién dijo que sólo producía placer?

Desde la antigüedad hasta hoy, la anatomía del clítoris ha sido descubierta, reprimida, olvidada, negada, y redescubierta muchas veces. Un nuevo estudio resalta su rol para facilitar la reproducción.

En el siglo XVI se llegó a argumentar que el clítoris era una parte inútil del cuerpo. Pixabay

El primero en mencionar en la literatura occidental el clítoris fue probablemente el médico y anatomista francés Charles Estienne en 1545. El problema es que pensó equivocadamente que tenía una función urinaria. Unos pocos años más tarde Renaldo Colombo (1559) intentó enmendar el asunto y reclamó su reconocimiento sexual, describiéndolo como "el asiento del deleite de la mujer". Comenzaba una larga historia de disputas y malentendidos en torno a su función. 

Entre los anatomistas, Andreas Vesalius, cirujano de Padua, argumentó que el clítoris era una parte inútil en el siglo XVI. Ya nadie niega su existencia, ni su utilidad, pero aún en estos tiempos se sigue debatiendo su identidad: ¿existe por sí mismo o tiene un papel en la reproducción?

Un estudio publicado en Clinical Anatomy intenta poner fin a ese debate. “A pesar de los numerosos relatos modernos que caracterizan la activación de la excitación sexual femenina humana por estimulación del clítoris, ninguno parece haberse referido a que posea alguna participación en un papel reproductivo específico”, escribió Roy J. Levin, autor del artículo. 

De hecho, el consenso entre sexólogos y médicos hoy en día apunta a que "el clítoris es el único órgano humano cuya única función es la transmisión del placer sexual". Para Levin no reconocer la dualidad de los mecanismos de excitación sexual que comúnmente sirven tanto para la procreación como para la recreación “sino que también implican que los mecanismos reproductivos y su estudio son de alguna manera inferiores a los que generan placer sexual son juicios de valor desafortunados y sin sentido”.

Tras una revisión de estudios de las últimas décadas que incluyen trabajos anatómicos y fisiológicos, otros con resonancias magnéticas para detectar cambios en el cerebro durante la estimulación de distintas partes sexuales, e incluso análisis que incluyeron mujeres afectadas por clitoridectomías, Levin defiende el rol del clítoris en la activación de mecanismos que facilitan la reproducción - además de producir placer-. 

“La estimulación del clítoris activa el cerebro para instigar cambios en el tracto genital femenino, es decir, la mejora del flujo sanguíneo vaginal, el trasudado vaginal (lubricación) que facilita la penetración del pene sin dolor y la neutralización parcial del pH ácido luminal basal”, apuntó. Algunos de estos cambios facilitan la motilidad de los espermatozoides y el metabolismo aeróbico con una mayor producción de energía. Por otro lado el aumento de temperatura vaginal asociado mejora de la excitación sexual masculina a través de la sensación de temperatura del pene (amplificación hedónica). "Estos factores en conjunto son de gran importancia para facilitar la posibilidad de éxito reproductivo (y, por lo tanto, la propagación de genes) “sin importar cómo o cuándo se estimule el clítoris; revelan su función reproductiva que se pasa por alto”. 

En la larga historia de malentendidos para Levin debería estar claro que “el clítoris tiene funciones procreadoras (reproductivas) y recreativas (de placer) de igual importancia. La clitoridectomía crea no solo discapacidad sexual sino también una discapacidad reproductiva”.

En un comentario al trabajo publicado en el periódico The Guardian, la columnista Zoe Williams anotó: "me pregunto si es necesario que estas ideas estén en guerra; puedes ver el clítoris como útil para la reproducción, sin minimizar el poder épico que no tiene nada que ver con la reproducción".

 

891437

2019-11-16T16:06:40-05:00

article

2019-11-16T16:07:54-05:00

pablocorreatorres_94

none

Redacción Vivir

Salud

Clítoris: ¿quién dijo que sólo producía placer?

53

3930

3983