Será publicado en “Value in Health Regional Issues”

Colombianos pierden un millón de años de vida por obesidad y sobrepeso

Un estudio liderado por la Universidad Javeriana analizó la carga que tienen estas enfermedades en el país. Calcula que el costo que el sistema de salud tendría que asumir para atenderlas en un año es de US$2.158 millones.

Para los años 2010 y 2015, más del 51 % de los colombianos tenían sobrepeso u obesidad. Pixabay

En octubre de 2017, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la mayor autoridad en salud a nivel internacional, publicó unos lineamientos que les daban pista a los gobiernos sobre cómo combatir la creciente epidemia de obesidad infantil que vive el mundo. Una vez más, la OMS daba señales de alerta frente a un problema relacionado con enfermedades como la diabetes, la depresión y fallas cardíacas.

No es necesario hacer un barrido muy minucioso por las noticias para notar que, desde entonces, gran parte de las conversaciones sobre la salud pública han girado en torno a cómo combatir el sobrepeso y la obesidad. Se empezó a hablar con fervor de los impuestos sanos, como a las bebidas azucaradas, y de una alimentación más sana en los colegios. Las ciudades comenzaron a combatir el sedentarismo de sus ciudadanos abriendo espacios para el ejercicio y se entendió que un niño con sobrepeso no era necesariamente un niño sano. Que no solo existía la desnutrición, sino también la malnutrición.  (Lea: Más de 5.000 productos de paquete, con exceso de azúcar, grasa o sal)

Pero, en este escenario, ¿dónde se para Colombia? ¿El país también va por el camino de la epidemia de obesidad que se vive en el mundo? Si es así, ¿cuántas vidas y cuánta plata nos está costando? (Lea: Más de 5.000 productos de paquete, con exceso de azúcar, grasa o sal)

Estas son solo algunas de las preguntas que se hizo el grupo de investigación en epidemiología de la Pontificia Universidad Javeriana, que hizo, junto con la firma NeuroEconomix, un detallado estudio para conocer la verdadera carga que tienen tanto el sobrepeso como la obesidad en Colombia, el cual será publicado en la edición de diciembre de la revista Value in Health Regional Issues.

La respuesta, de plano, es desalentadora, pues el equipo encontró que los colombianos con sobrepeso u obesidad pierden cada año, entre todos, casi el equivalente a un millón de años de vida. En otros términos, explican, equivaldría a que cada colombiano perdiera una semana de vida en promedio.

¿Cómo así que estas condiciones nos pueden robar años de vida? ¿Cómo se puede medir esto? El doctor Diego Rosselli, profesor del Departamento de Epidemiología Clínica de la Universidad Javeriana y líder de la investigación, lo explica de manera sencilla. En epidemiología, comenta, la carga busca conocer el efecto que una enfermedad tiene sobre un grupo de personas, como la población de un país. Por esto, no solo se analiza la mortalidad, es decir, las personas que mueren como consecuencia de la enfermedad, sino la morbilidad, que es el número de personas afectadas por cierta enfermedad y que pueden tener discapacidades en consecuencia.

Pero, como la obesidad y el sobrepeso no andan solas, sino que son la antesala de otras enfermedades, el equipo tenía que conocer la carga de enfermedades asociadas, como la hipertensión, la enfermedad isquémica del corazón y 13 más (ver infografía).

Lo primero que hicieron, como es apenas lógico, fue responder cuántas personas en Colombia tenían obesidad y sobrepeso. Para esto recurrieron a la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2010 y la del 2015 y encontraron, en palabras del doctor Rosselli, “unos resultados escalofriantes”. “Para el 2010, más del 51 % de los colombianos tenían sobrepeso u obesidad, y para el 2015 la prevalencia aumentó un 5,2 %”. 

Después vino el gran reto. El equipo tuvo que escarbar en muchísimas bases de datos para encontrar el estado actual de cada una de las 13 enfermedades relacionadas con la obesidad y el sobrepeso. En Colombia, comenta Rosselli, no hay datos para todas las enfermedades, por lo que también recolectaron estudios de otros países y los extrapolaron a nivel nacional. Pero estos datos solos no eran suficiente, pues debían conocer en qué casos las enfermedades reportadas eran consecuencia del sobrepeso y la obesidad. No todas las personas que tienen diabetes, por ejemplo, tienen obesidad.

Esta parte, por supuesto, implicó una serie de fórmulas bastante detalladas y basadas en lo que en epidemiología se llama “riesgo atribuible”, es decir, el número de infartos del total en Colombia que se le pueden atribuir a la obesidad, por ejemplo.

Pero, para esquivar un poco las matemáticas, queda por decir que una vez tuvieron esta montaña de información a la mano, lo que hizo el equipo fue sumar, ajustarla al año 2017, con base en cifras del DANE, y filtrar dos datos clave: los años de vida que se pierden por mortalidad prematura y los que se pierden por reducción de la calidad vida. ¿Cómo se establecen? El primero, comenta el doctor Rosselli, se estima tomando el índice de expectativa de vida y restándole la edad a la que muere una persona. El segundo, en cambio, se hace tomando unas escalas preestablecidas para saber cuántos años de vida pierde una persona por discapacidad.

Al agregar estos dos datos, que los expertos conocen como el indicador DALY, o años de vida ajustados por discapacidad, concluyeron que, para Colombia, era de 997.371. Casi un millón de años de vida perdidos. (Le sugerimos: Tres ciudades colombianas serán laboratorios contra la obesidad infantil)

El doctor Rosselli y su equipo, además, fueron un paso más allá y respondieron una pregunta que es, quizá, mucho más fácil de dimensionar. Al calcular cuánto le costaría al sistema de salud atender a todas las personas con obesidad y sobrepeso, más sus enfermedades asociadas en un año (2017), la cifra llegó a los US$2.158 millones. “Este cálculo económico tiene una limitación importante, porque está basado en si se trataran adecuadamente todas las enfermedades que menciona el estudio, y sabemos que no pasa”, comenta el doctor.

“Este tipo de estudios, sobre la carga de la obesidad, le indican a un sistema de salud dónde debe priorizar, y con el sobrepeso y la obesidad no caben dudas de que se debe priorizar muchísimo”.