Contaminación del aire aumenta el riesgo de osteoporosis

Dos estudios demuestran la relación entre la contaminación atmosférica de las ciudades y los huesos frágiles. Aplica para cualquier lugar del mundo

Fábrica en Bulgaria nikolabelopitov / Pixabay

La revista SciDev publicó dos estudios paralelos que muestran una relación entre la exposición a contaminantes atmosféricos y la desmineralización ósea en hombres y mujeres, es decir, la osteoporosis, que causa aumento en fracturas, sobre todo en adultos mayores y personas de bajos ingresos.

Los estudios, publicados en The Lancet Planetary Health, se realizaron en Estados Unidos pero aplican para cualquier lugar del mundo y fueron liderados por investigadores de las universidades de Harvard, la Autónoma de México y el Instituto Nacional de Cancerología de México.  

El primer estudio analizó las hospitalizaciones de 2003 a 2010 por fracturas asociadas a osteoporosis entre 9.2 millones de pacientes de más de 65 años a lo largo de la costa Atlántica. Luego, cruzaron la información con la concentración anual de partículas de material contaminante menor a 2.5 micras (MP2,5) en las áreas analizadas. Las MP2.5 es el material que más se asocia a la morbilidad y mortalidad de la población.

El estudio concluyó que por cada 4.18 microgramos de MP2.5 aumentaron las hospitalizaciones por fracturas asociadas a la osteoporosis en un 4.1%. Esta relación es más fuerte en áreas de bajos ingresos y el porcentaje se parece a los riesgos de salud asociados tradicionalmente a la contaminación como los infartos cardiacos y accidentes cerebrovasculares.

De acuerdo con el científico mexicano Diddier Prada, líder de la investigación y miembro del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conayct), “los resultados sugieren que los causantes son las MP2.5 o el carbono negro, que es el humo negro de los vehículos, o el que sale de las estufas de leña, o el que generan los incendios forestales y las chimeneas industriales”, dijo a la revista Portal Político.  

El segundo estudio evaluó durante ocho años la salud musculoesquelética y hábitos de vida de 692 hombres de bajos ingresos, blancos, negros e hispanos, de 30 a 79 años que vivieran en Boston, una ciudad que tiene bien “mapeada” la contaminación en el aire. De acuerdo con Scidev, el estudio concluyó que los residentes en calles con mayores concentraciones de MP2,5 y carbono negro había mayor reducción de densidad mineral en los huesos durante los ocho años de observación.

Estos dos resultados llevan a concluir que la relación entre la contaminación del aire en las ciudades, el tráfico pesado y la osteoporosis va quedando cada vez más clara. Como explica Bruce Y. Lee en la revista Forbes, “los metales pesados en el aire como el plomo, cadmio y mercurio se meten en tus huesos y pueden ser tóxicos, afectar la absorción de Vitamina D, suprimir osteoblastos y osteoclastos”. En otras palabras, esa absorción de metales pesados hace los huesos frágiles.

En abril de este año, se declaró alerta roja en el Valle de Aburrá por emergencia ambiental relacionada con los altos índices de contaminación del aire. De acuerdo con el Informe de la Calidad de Estado del Aire en Colombia 2011- 2015, publicado por el Ministerio de Medio Ambiente y el Ideam, las concentraciones más altas se observaron en las estaciones del Valle de Aburrá, Bogotá (especialmente la localidad de Kennedy) y la zona minera del departamento de Cesar (sector de Plan Bonito).

 

últimas noticias

Marlboro entra en el mercado de la marihuana

Y donde estaba la madre cuando…?