Corazón saludable

Comer bien y mantenerse activos son algunas de las prácticas que se deben incluir en los hábitos para cuidar la salud cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares son una de las principales causas de muerte en Colombia y el mundo. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), hacia el año 2030 morirán cerca de 23,3 millones de personas por este tipo de males, principalmente por cardiopatías y accidentes cerebrales vasculares.

En el país estas enfermedades representan cada año una mayor proporción del total de muertes y desde el Instituto Nacional de Salud se han hecho llamados para la implementación de políticas públicas que promuevan estilos de vida enfocados en el cuidado del corazón.

La Fundación Colombiana del Corazón, por ejemplo, impulsa con su programa Corazones Responsables la cultura del cuidado desde la cotidianidad para que no se convierta en una rutina aparte y pueda incluirse en los espacios diarios.

Juan Carlos Santacruz, director de la fundación, señala que “ante la cruda realidad del enorme crecimiento de las enfermedades y las muertes producidas por los estilos de vida descuidados, se impone la urgencia de promover un estilo de vida que evite la predisposición a la enfermedad”.

Para lograrlo es necesario que las campañas no sean mensajes descontextualizados y empiecen a hacer parte de los espacios donde la gente se mueve a diario: los colegios, las oficinas o el transporte público. “En general, tomar conciencia de la necesidad de cuidar la vida promoviendo una cultura del movimiento, una cultura de aprender a comer y a ser feliz y una cultura que promueva espacios libres de humo”, finaliza Santacruz, y deja algunas claves para empezar a tener un corazón más saludable.

Comer con responsabilidad

No es necesario hacer dietas exageradas ni tener muchas restricciones en el momento de comer, sino de tener un equilibrio alimenticio y no privar al cuerpo de algunos nutrientes necesarios.

Escoger bien los alimentos

Es necesario hacer una buena selección para aprovechar sus beneficios y tener una mejor concentración, mantenerse con energía, trabajar y dormir de mejor forma.

Mantener un peso adecuado

El equilibrio entre las calorías que entran y las que salen es fundamental. Hay que gastar lo que comemos para que no se vaya a la cintura y al resto del cuerpo.

Leer las etiquetas

Algunos alimentos tienen ingredientes que pueden afectar nuestro ritmo de vida. Es importante aprender a tomar decisiones teniendo en cuenta la calidad de los alimentos y si se amoldan a los ritmos de vida y necesidades diarias.

Vivir en movimiento

Ser una persona activa, evitar conductas sedentarias, usar las escaleras o la bicicleta, mantiene vital el corazón. Es recomendable dedicar por lo menos 30 minutos al día para realizar alguna actividad física.

Espacios libres de humo

No se trata de una persecución contra quienes consumen cigarrillos, sino encontrar espacios con aire limpio tanto para fumadores como para no fumadores. Buscar y mantenerse en estos lugares es una práctica que su corazón agradecerá.