Crean un gran grupo de científicos para estudiar y combatir el cáncer en América Latina

La iniciativa, que reúne a científicos de los países de la región, busca que existan más herramientas para luchar contra esa enfermedad y reducir su mortalidad. La idea es crear un “think tank” que perdure en el tiempo

Uno de los propósitos de la iniciativa es que los países generen datos más confiables sobre el cáncer. Pxfuel

Un proyecto multidisciplinario creado por una serie de instituciones latinoamericanas busca tener más herramientas para lidiar contra el cáncer en la región y reducir su mortalidad. Se trata de la Iniciativa Integrada para el Control del Cáncer en América Latina (ICCI-LA) que ya tuvo una reunión en diciembre en Buenos Aires y planea dos más este año en Colombia y Chile, antes de presentar sus resultados en un congreso mundial de la especialidad en octubre en Omán. (Lea Medicamentos exentos de IVA: ¿Por qué la polémica en la reforma tributaria?)

La falta de datos confiables, la dispersión de los sistemas de salud y un gasto excesivo en función de los resultados conseguidos han sido los primeros puntos que emergieron como prioritarios para mejorarse. (Lea: El nuevo revolcón que tendrá el sistema de salud)
 
“La fragmentación en los sistemas de salud es común en América Latina. Y también está el problema de la desigualdad entre países y también dentro de los países que hacen difícil el acceso a la salud al enfermo de cáncer”, señaló a SciDev.Net Eduardo Cazap, presidente de la Sociedad Latinoamericana y del Caribe de Oncología Médica, una de las entidades que forman parte de la Iniciativa.

ICCI-LA también incluye a las universidades de Harvard y Miami (Estados Unidos), que sistematizarán la información recogida, así como numerosas academias, universidades y entidades de salud básicamente de Sudamérica hasta el momento. Sin embargo, la idea es integrar a todos los países de la región en el futuro cercano. 
 
Según sus miembros, la intención es generar algo así como un equipo de trabajo (think tank) estable, más allá del año y medio que en principio dura el proyecto. “El modelo de los congresos para compartir información científica está bien, pero para políticas públicas es mejor generar este tipo de reuniones. De algún modo, queremos que sea como el Foro de Davos, que fue armado por una persona y generó que vayan todos los expertos del mundo a dar a conocer ideas”, agregó Cazap.
 
“Primero discutimos cómo generar mejores datos y analizar cómo funcionan los planes nacionales de cáncer y una revisión de cómo se gastan los presupuestos nacionales”, dijo Melissa Rendler-García, asesora global de la Unión internacional para el Control del Cáncer, y miembro del comité organizador de la ICCI-LA.

“Por ejemplo”, dijo Cazap, “en la Argentina, el costo en salud llega al 10% del PBI contra el 6 por ciento de Canadá”. Pero en este país, los resultados son más eficaces que en Argentina. Y añadió que le parecería interesante extender a otros países el ejemplo de Uruguay respecto de los impuestos al tabaco, “que tan buen resultado económico y de salud ha dado”.
 
Ese impuesto fue elegido como modelo por la Organización Panamericana de la Salud debido a la mezcla exitosa de prohibiciones en lugares públicos, aumento de los costos vía impuestos y etiquetas con advertencias sobre la toxicidad de los cigarrillos.

Además de talleres con socios claves, el plan de la Iniciativa es escribir artículos y resúmenes para tomadores de decisiones y hacedores de políticas públicas, incluida una guía de herramientas para el cáncer con énfasis en la interdisciplinariedad. “Los médicos clínicos y los asistenciales muchas veces no tienen oportunidad de trabajar con quienes diseñan las políticas públicas, con ONG y grupos de pacientes, y así expresar lo que necesitan. También buscamos reparar eso”, añadió Rendler-García.
 
La especialista en radioterapia Berta Roth, que no participa de la ICCI-LA, pero sí estuvo en la conformación del Instituto Nacional de Cáncer de Argentina (en 2010), afirmó que el cáncer es un problema de salud pública y debe comprenderse como tal en todas las etapas, desde la disminución de los factores de riesgo hasta los cuidados paliativos, llegado el caso.
 
“Todo esto requiere de muchas especialidades y es cierto que hay desigualdades entre los países, una especie de subibaja, por eso son bienvenidas iniciativas que consoliden el trabajo ya hecho. No obstante, creo que Uruguay, Chile y Argentina tienen buenos datos, Brasil y Perú, también, Bolivia y Paraguay no tanto. … En general hay una idea de qué pasa con Latinoamérica. Otras regiones que no tienen cómo abordar tratamientos, pero aquí hay sostén, hay redes”, aseguró.

 

899283

2020-01-10T17:00:20-05:00

article

2020-01-10T17:00:20-05:00

ssilva_250624

none

Martín de Ambrosio / SCIDEV.NET

Salud

Crean un gran grupo de científicos para estudiar y combatir el cáncer en América Latina

90

5534

5624