Crece el debate por la eficacia de las mamografías

La revista British Medical Journal ha publicado dos artículos: uno cuestiona las mamografías y el otro concluye que esta prueba reduce en un 28% las muertes por este tipo de cáncer.

La batalla médica en torno a las mamografías apenas está empezando y promete extenderse por varios años más. Luego de que un grupo de investigadores cuestionara su utilidad en febrero de este año, un nuevo estudio coordinado por científicos noruegos intenta devolver la credibilidad a este examen médico.

El estudio publicado en la revista British Medical Journal (BMJ), donde también se publicó el estudio en contra de las mamografías, destaca la eficacia de la mamografía para prevenir el cáncer de mama, ya que reduce la mortalidad en un 28%.

Ante la polémica y las cifras contradictorias, la prestigiosa revista invitó a un grupo de especialistas a comentar el estudio noruego. Los editorialistas no fueron muy indulgentes con los resultados y comentaron que el estudio desvela "lo que ya se sabía: que los beneficios de las mamografías son como mucho modestos" y pidieron que se dé a las mujeres "una información equilibrada que incluya los daños que conlleva esta técnica, entre ellos, el sobrediagnóstico, el estrés psicológico y unos costes sanitarios exorbitantes". En otras palabras, rescataron las preocupaciones planteadas en el primer estudio, el de febrero.

La historia de este examen médico, al que las mujeres mayores de 50 años se someten una vez al año en muchos países, comenzó en la década de los 70 y los 80 cuando diversos estudios indicaron que prevenían las muertes por cáncer de mama.

Aunque el examen ganó fuerza en la comunidad médica al punto de recomendarse para todas las mujeres mayores, su eficacia comenzó a ser cuestionada.

El estudio noruego

En concreto, el estudio de los noruegos evaluó la eficacia de la mamografía moderna comparando la mortalidad por cáncer de mama entre mujeres que habían sido sometidas a esta prueba y las que no.

Luego de analizar datos de mujeres entre los 50 a 79 años de edad de 1986 a 2009 y comparar las muertes por cáncer de mama entre dos grupos (las que habían sido sometidas a la prueba y las que no), los investigadores encontraron una reducción del 28% en muertes por cáncer de mama.

Si bien parece una cifra significativa, el grupo de especialistas independientes invitados a comentar los resultados de este polémico tema, señalaron que el screening solo evita la muerte de 27 de cada 10.000 mujeres sometidas a esta prueba.

De acuerdo con los cálculos de estos investigadores es desproporcionado el esfuerzo en términos económicos y médicos para evitar una muerte. Las estimaciones señalan que para prevenir una muerte por cáncer de mama es necesario someter a 368 mujeres desde que cumplen 50 años a una mamografía cada dos años y por el resto de sus vidas.

Este estudio "añade información importante al creciente conjunto de evidencias observacionales que estiman los riesgos y beneficios del screening", apuntaron finalmente los especialistas en su editorial.
 

Temas relacionados