Cuba y el ébola

La isla no sólo le ofreció una mano a EE.UU. para luchar contra la expansión del virus, sino que organizó a 12 países de América Latina para que actúen frente a la emergencia.

El presidente cubano, Raúl Castro (cen.), junto a su homólogo de Venezuela, Nicolás Maduro (der.), ayer en la cumbre de la ALBA en La Habana. / EFE

La sorpresiva reacción de Cuba frente a la crisis humanitaria que vive África, por la incontenible expansión del ébola, virus que ya deja más de 4.500 muertos, ha avivado las críticas de quienes aseguran que la reacción de las naciones más poderosas del mundo ha sido bastante pobre.

Sólo por dar un ejemplo, ayer el diario The New York Times destacó en su editorial el compromiso de Cuba frente a esta situación y lanzó fuertes críticas al papel que Estados Unidos viene asumiendo frente a la emergencia.

“El pánico que ha generado la epidemia alrededor del mundo no ha producido una respuesta adecuada por parte de las naciones que tienen la capacidad de contribuir. Aunque Estados Unidos y otros países han ofrecido su disposición a contribuir con dinero, únicamente Cuba y unas pocas organizaciones no gubernamentales están proporcionando lo que se necesita con mayor urgencia: profesionales médicos dispuestos a atender pacientes (...). Es lamentable que Washington, el principal contribuyente financiero a la lucha contra el ébola, no tenga vínculos diplomáticos con La Habana, dado que Cuba podría terminar desempeñando la labor más vital”, dijo el diario.

Y es que en el último mes la isla se comprometió a enviar a 461 médicos y enfermeros a los países más afectados (Sierra Leona, Liberia y Guinea Conakry) y acto seguido montó en un avión a su primera comitiva médica de 165 especialistas que llegó el 1° de octubre a Sierra Leona. Después, por medio de un artículo de prensa, el líder político Fidel Castro tendió la mano a Estados Unidos y en un hecho histórico le ofreció a su enemigo acérrimo la cooperación de Cuba con el personal norteamericano que trabajará por frenar la expansión de la enfermedad.

Por último, fue Cuba la que motivó a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) a convocar la cumbre extraordinaria sobre el ébola, que reunió ayer en La Habana a los mandatarios y ministros de Salud de 12 países de América Latina y el Caribe, y en la que los presidentes Evo Morales (Bolivia), Nicolás Maduro (Venezuela) y Daniel Ortega (Nicaragua) destacaron el papel de la isla frente a esta emergencia mundial y acordaron reforzar la seguridad en las fronteras y elaborar un “plan de acción” contra el ébola en la región.

Los mandatarios aprobaron una declaración de 23 puntos, entre los que se destacan encargar a los ministros de Salud la elaboración de ese plan que tendrá que estar listo antes del 5 de noviembre y será de “aplicación inmediata”. Para esto se convocará a una nueva reunión, esta vez técnica, para el 29 y 30 de octubre en La Habana, en la que especialistas de la salud del ALBA intercambiaran experiencias y propondrán estrategias.

Como producto de la cumbre se reforzarán las medidas de vigilancia en las fronteras, principalmente en puertos y aeropuertos, para detectar tempranamente los posibles casos de infección y se le pedirá a la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), actualmente presidida por Costa Rica, que “promueva esfuerzos regionales contra el ébola”.

Al mismo tiempo, el presidente de Cuba, Raúl Castro, anunció que una brigada de 90 médicos y enfermeros cubanos viajará hoy a Guinea y Liberia para sumarse al personal sanitario internacional que está combatiendo el virus.

Frente al envío de nuevos especialistas médicos de Cuba a África, distintos medios de comunicación, entre ellos Diario de Cuba (Cuba) y El Nuevo Herald (de Miami, EE.UU.) han difundido una información que aún no ha sido confirmada por el presidente Castro, en la que indican que si alguno de los médicos o enfermeros isleños resulta infectado con el virus del ébola, el gobierno no los repatriaría a la isla.

Ambos medios presentan testimonios de médicos que presentaron pruebas para ser admitidos en el programa que los enviaría a África, pero que no fueron seleccionados para el primer grupo.

Esta situación contrasta con las políticas de otros gobiernos, que han optado por trasladar al personal médico a sus países de origen para que sean sometidos a tratamientos experimentales. Hasta el 8 de octubre, 416 médicos han resultado infectados.

Ayer también se conoció que Nigeria, el país más poblado de África, fue declarado por la OMS como nación libre de ébola y también que la primera noruega en contraer el virus, la cooperante Silje Lehne Michaelsen, de 30 años, fue declarada curada y dada de alta de la unidad de aislamiento del Hospital Universitario de Ullevål (Oslo).

523251

2014-10-20T22:38:45-05:00

article

2014-10-20T23:13:24-05:00

none

Redacción Vivir

Salud

Cuba y el ébola

16

4641

4657

Temas relacionados