¿Cuáles son los desafíos de una generación consciente?

hace 1 hora
Una nueva teoría sobre viejas enfermedades

Desde parto prematuro hasta prediabetes, las bacterias podrían ser las culpables

El Proyecto Microbioma Humano (HMP, por sus siglas en inglés) comenzó en 2008 con el objetivo de identificar el genoma de todos los microorganismos que residen en el cuerpo humano, es decir, su microbioma. La segunda fase, conocida como Proyecto Microbioma Humano Integrador (iHMP), se lanzó en 2014 para aclarar su papel en la salud de las personas.

Genoma de bacterias que residen en el cuerpo humano ofrece nuevas perspectivas. / Pixabay

Esta semana, las revistas Nature y Nature Medicine han hecho públicos tres estudios que analizan cómo afecta el microbioma al parto prematuro, la enfermedad inflamatoria intestinal y la prediabetes.

La primera de las investigaciones, liderada desde la Universidad Virginia Commonwealth (EE. UU.), revela cómo afecta el microbioma vaginal al embarazo. En concreto, al riesgo de parto prematuro, cuya incidencia supera el 10 % en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud, 15 millones de bebés nacen demasiado pronto cada año, es decir, antes de las 37 semanas de gestación. Además, el parto prematuro es la principal causa de muerte en niños menores de cinco años.

El nuevo artículo publicado en Nature Medicine subraya la influencia en 1.527 mujeres embarazadas de las alteraciones del microbioma vaginal en el riesgo de prematuridad. El trabajo identifica una docena de taxones o grupos bacterianos que estaban sobrerrepresentados en las mujeres que dieron a luz prematuramente. “Varios ya han sido relacionados en otros estudios, mientras la mayoría son pioneros”, indicó a Sinc Gregory Buck, investigador principal.

Por ejemplo, los resultados mostraron que las mujeres que dieron a luz prematuramente tenían niveles más bajos de Lactobacillus crispatus que las que tuvieron embarazos a término.

“Aunque nuestros resultados deben ser replicados, este hallazgo puede conducir a una prueba de detección que evalúe el riesgo de parto prematuro en las primeras etapas del embarazo, cuando es posible la intervención clínica”, explicó a Sinc Jennifer M. Fettweis, también autora principal del trabajo.

“En el futuro, es posible que tengamos en cuenta el microbioma vaginal para identificar a las mujeres embarazadas que puedan responder bien a una intervención o suplemento en particular”, añade Fettweis.

Microbioma y tratamientos

El segundo de los artículos, publicado en Nature, estudia la interacción entre la actividad del huésped y la microbiana en la prediabetes, una afección que puede conducir a la diabetes tipo 2, pero que a menudo no se diagnostica.

Los investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EE. UU.) analizaron a 106 individuos sanos y prediabéticos durante cuatro años, examinando los cambios moleculares, genéticos y microbianos.

Los expertos descubrieron patrones que definen el desarrollo temprano de la enfermedad, lo que en algunos casos facilitaría la detección temprana de la diabetes tipo 2, que en 2030 podría afectar a 522 millones de personas en el mundo.

En el último de los trabajos —publicado también en Nature— el equipo liderado por Curtis Huttenhower, del Instituto Broad del MIT y Harvard (EE. UU.), estudió 132 individuos sanos y con patología inflamatoria intestinal.

Los resultados muestran alteraciones en la composición del microbioma y variaciones en la expresión génica en las personas afectadas y podrían proporcionar información sobre la aparición y progresión de la patología.

863325

2019-05-29T21:00:00-05:00

article

2019-05-29T21:00:01-05:00

[email protected]

none

AGENCIA SINC

Salud

Desde parto prematuro hasta prediabetes, las bacterias podrían ser las culpables

81

3262

3343

Temas relacionados