Dos estadounidenses de cada cinco desarrollarán diabetes a lo largo de su vida

La diabetes de tipo 2 está ligada principalmente a los hábitos de vida y a la obesidad.

Aproximadamente el 40% de la población adulta de Estados Unidos, o sea, dos personas cada cinco, desarrollarán diabetes de tipo 2 (la más corriente) durante el correr de su vida, según un estudio publicado este miércoles en la revista médica británica The Lancet.

La situación es aún peor para ciertas comunidades como los hispanos (tanto hombres como mujeres) y las mujeres de origen africano, cuyo riesgo de desarrollar esta enfermedad supera el 50%, según un equipo de investigadores estadounidenses.

Para concluir en estos resultados, los investigadores estudiaron los certificados de defunción de 600.000 adultos fallecidos entre 1985 y 2011, así como realizaron entrevistas entre la población. Mientras que para un estadounidense de 20 años de edad la posibilidad de desarrollar este tipo de diabetes a lo largo de su vida era de 20% para los hombres y de 27% para las mujeres durante el periodo 1985-1989, los índices se elevaron a 40% entre los hombres y a 39% entre las mujeres en el comprendido entre 2000 y 2011.

Los investigadores también comprobaron que los años conviviendo con esta enfermedad aumentaron el 156% entre los hombres y 70% entre las mujeres durante los mismos periodos estudiados. "Este aumento importante se explica por una eclosión de la diabetes desde fines de los años ochenta, así como una mayor esperanza de vida de la población en general", indicó el doctor Edward Gregg, quien trabaja en el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) en Atlanta (georgia) y lideró este estudio.

La diabetes de tipo 2, cuya incidencia aumenta con la edad, es una patología ligada esencialmente a los hábitos de vida y a la obesidad. "Las tendencis observadas por Gregg y sus colegas probablemente sean similares en el conjunto del mundo desarrollado, en el que los casos de diabetes han aumentado considerablemente durantes las últimas dos décadas", subrayó por su parte la doctora Lorraine Lipscombe, de Toronto, quien preconiza medidas de prevención tanto en medios como el trabajo, la escuela y el hogar.