El derecho a la privacidad sexual

Involucra el derecho a las decisiones y conductas individuales realizadas en el ámbito de la intimidad, siempre y cuando no interfieran en los derechos sexuales de los otros.

Alejandra, cuyo verdadero nombre fue cambiado para proteger su identidad, fue víctima de ‘sexting’ a los 14 años cuando su novio divulgó unas fotos suyas desnuda que ella le envió por celular.

La mamá de Alejandra cuenta la historia desde su visión. “Yo la saqué del colegio y dije: de pronto en un colegio chiquito no alcancen a llegar. Pero cuando ella llegó al tal colegio chiquitico, ya todo el mundo tenía las fotos, la cosa es increíble”, asegura.

Afirma que “la relación con mi esposo se acabó totalmente, eso ayudó mucho, porque él me echa la culpa a mí, que yo la descuidé” y que “la relación entre Alejandra y la hermana se deterioró cantidades”.

Muchas de las fotos de las víctimas de ‘sexting’ terminan siendo vendidas a páginas web de pornografía infantil. La mamá de Alejandra quiere que el caso de su hija les sirva a otros papás y, sobre todo, a otras niñas, para evitar caer en la misma situación.

Con los ojos vidriosos por las lágrimas dice que “en este momento debe haber millones de niñas que ya tienen listas las fotos, ya para mandarlas. A mí eso me da un desespero, ellas no saben lo que les puede pasar, ellas no se alcanzan a imaginar”.

El fenómeno no está tan popularizado en nuestro país como en Estados Unidos, donde divulgar contenidos sexuales sin consentimiento de la persona implicada es un delito que se denomina “porno de la venganza”.