El intestino se conecta con el cerebro por una vía que no conocíamos

Al descubrir que las células del intestino no sólo envían señales químicas al cerebro, se abre una nueva puerta para tratar la obesidad e incluso la depresión.