Empieza el primer estudio sobre los efectos de las micro dosis de LSD

El Imperial College de Londres (Reino Unido) y la Fundación Beckley iniciaron los primeros ensayos con humanos para saber si las pequeñas dosis de esa sustancia psicodélica tienen efectos cognitivos positivos o actúan como un placebo.

iStock

El Imperial College de Londres (Reino Unido), junto a la Fundación Beckley, lanzaron este 3 de septiembre un estudio que promete resolver las dudas en torno a la efectividad de las micro dosis de una popular sustancia psicodélica: la dietilamida de ácido lisérgico, más conocida como LSD. (Lea: Los riesgos de los productos nutricionales)

Desde que esas pequeñas dosis empezaron a popularizarse entre las personas que trabajan en el mundo de la tecnología digital en California, Estados Unidos, hay muchos interrogantes en torno a esa práctica. ¿Realmente sirven para concentrarse más? ¿Realmente esas pequeñas cantidades, tan grandes como la quinceava parte de una pestaña, mejoran los estados emocionales?

Para contestar esas preguntas, los líderes del proyecto reclutaron consumidores de micro dosis de LSD. El siguiente paso será darles a algunos una cápsula con la dosis que usualmente toman. A otros, una cápsula igual pero sin la sustancia. Ningún grupo sabrá cuál le están suministrando y recibirán, además, un manual en el que se detalla cómo deben consumirlas. (Lea Los océanos podrían contener más colillas de cigarrillos que cualquier otro tipo de basura)

Después, por un período de tiempo, deberán contestar cuestionarios, realizar algunas pruebas y participar en unos juegos cognitivos en internet. En términos más breves, como se lee en la página de la iniciativa, “el objetivo del estudio es evaluar si la microdosis psicodélica tiene algún efecto más allá del placebo sobre el bienestar psicológico y la función cognitiva”. (Lea Lea Europa dice adiós a los tradicionales bombillos halógenos)

En palabras, de Balázs Sigeti, líder del estudio, la idea es saber si esas diminutas dosis son útiles. “Es muy probable que quienes las usan, hayan utilizado psicodélicos antes y tengan ideas preconcebidas sobre ellos", le dijo al diario inglés The Guardian.

“Se ha vuelto una práctica muy popular en Silicon Valley como una forma de aumentar la creatividad y la productividad", aseguró. "Estaba interesado en esto y miré la literatura científica. Para mi gran sorpresa, encontré que no había estudios sobre microdosificación. Si se conecta en línea, hay cientos y cientos de personas que expresan resultados muy positivos, pero este es un terreno completamente nuevo en la literatura científica”.

El propósito, como advirtió Amanda Feilding, directora de la Fundación Beckley, no es alentar a las personas a tomar microdosis sino recopilar datos de una manera científica.