Estudio mostraría eficacia de la vacuna Pfizer contra la nueva variante del Reino Unido

Noticias destacadas de Salud

La investigación, que aún no ha sido revisada por pares, identificó que los anticuerpos en la sangre de 16 pacientes probados pudieron neutralizar la versión de la nueva variante, así como la antigua del virus con la que fue originalmente diseñada.

Un nuevo estudio publicado este miércoles, que aún no ha sido revisado por pares, mostraría la eficacia de la vacuna de Pfizer y BioNThech contra la nueva variante del virus (B.1.1.7) descubierta hace algunas semanas en el Reino Unido. Una noticia que, de ser confirmada con más investigaciones, aliviaría las preocupaciones en la carrera de inmunización contra el coronavirus en el mundo.

La investigación que se realizó con las muestras de sangre de 16 pacientes vacunados en ensayo clínicos anteriores mostró que los anticuerpos en la sangre pudieron neutralizar una versión de la nueva variante, así como la versión antigua del virus con la que se diseñó inicialmente la vacuna. “A diferencia de las vacunas contra la influenza, la reducción en la neutralización que podría indicar la necesidad de un cambio de cepa no se ha establecido para las vacunas COVID-19. Es posible que se conserve la eficacia de la vacuna, incluso con pérdidas sustanciales de neutralización por sueros obtenidos por la vacuna”, señaló el estudio.

Le podría interesar: Si hay nuevas variantes del SARS-CoV-2, ¿qué pasa con las vacunas candidatas?

Algunos de los coautores del estudio también son cofundadores de BioNTech, Ugur Sahin y Özlem Türeci. Los científicos señalaron que, aunque no había “ninguna diferencia biológicamente significativa en la actividad de neutralización” con las pruebas que se han realizado con la cepa original del coronavirus secuenciada en China, es importante no bajar la guardia con la vacunación masiva. “la evolución en curso de Sars-Cov-2 requería un seguimiento continuo de la importancia de los cambios para mantener la protección de las vacunas actualmente autorizadas”.

Este estudio preliminar sería de los primeros de este tipo en ser completado por uno de los fabricantes de vacunas, aunque aún se espera la revisión por pares. Por su parte, las vacunas de Moderna y Oxford/AstraZeneca han dicho anteriormente que esperan que sus dosis protejan contra la variante B.1.1.7. Sin embargo, en intervenciones anteriores BioNTech ya ha dicho que podría modificar su vacuna frente al nuevo linaje en seis semanas aproximadamente.

La variante B.1.1.7 tiene una gran cantidad de mutaciones, lo que en un principió ha generado preocupaciones ante las defensas inmunitarias de las dosis ya diseñadas. Sin embargo, aún es material de estudio por parte de los diferentes fabricantes.

Comparte en redes: