Estudios aseguran que no hay vínculo entre el uso de talco y el cáncer de ovarios

El estudio, publicado en la revista médica JAMA, analizó a 250.000 mujeres, con una edad promedio de 57 años, de Estados Unidos durante 11 años. De ellas, 2.168 desarrollaron cáncer de ovario, una cifra que se condensó en 61 casos por cada 100.000 personas al año entre las que alguna vez han usado talco en esta zona; y 55 casos por cada 100.000 personas al año entre las que jamás lo han utilizado.

En julio de 2018, por ejemplo, la Corte de Estados Unidos condenó a Johnson & Johnson por casos de talco relacionado con cáncer. Flickr - Austin Kirk

En los últimos años se han conocido varios casos judiciales en los que se ha llegado a decir que las mujeres que utilizan talcos cerca de la zona genital pueden tener un alto riesgo de padecer cáncer de ovario. En julio de 2018, por ejemplo, la Corte de Estados Unidos condenó a Johnson & Johnson por casos de talco relacionado con cáncer y la compañía debió pagar en esa época 4.690 millones de dólares a 22 mujeres y sus familias que han alegado que uno de los talcos vendido tenía asbesto y les causó esta enfermedad. (Lea: Corte de EE.UU. condena a Johnson & Johnson por casos de talco relacionado con cáncer)

El talco es usado en esta zona del cuerpo por la mujeres para absorber la humedad o perfumar. Son principalmente las generaciones mayores las que lo hacen.

Sin embargo, un estudio publicado en la revista médica JAMA, aseguró que esta relación entre el uso del talco y el cáncer de ovario podría no ser cierta. La investigación analizó a 250.000 mujeres, con una edad promedio de 57 años, de Estados Unidos durante 11 años. De ellas, el 38% aseguró usar talcos en su área genital, el 10% señaló que lo había hecho durante 20 años y el 22% indicó que al menos una vez a la semana lo usaba.

Tras analizar los casos, el grupo de científicos encontró que de las mujeres estudiadas 2.168 desarrollaron cáncer de ovario, una cifra que se condensó en 61 casos por cada 100.000 personas al año entre las que alguna vez han usado talco en esta zona; y 55 casos por cada 100.000 personas al año entre las que jamás lo han utilizado.

El principal resultado es que no se observaron diferencias estadísticas entre las mujeres que dijeron usar talco y aquellas que nunca lo usaron. Lo mismo ocurre al comparar la frecuencia o la duración de su implementación. "No existe una asociación estadística significativa entre la utilización declarada de talco en los genitales y el riesgo de cáncer de ovario", escriben los autores del análisis, publicado en la revista JAMA. (Puede leer: Prueba de sangre detecta cáncer de ovario en su etapa más temprana)

Pese a que el estudio encontró que no había una relación estadísticamente significativa, indicó que puede tener “poco poder para identificar un pequeño aumento en el riesgo, en parte porque no hubo muchos casos de cáncer de ovario entre las mujeres evaluadas”.

Los científicos fueron enfáticos en explicar que existe una posible asociación entre las mujeres que no han presentado antecedentes de histerectomía o ligadura de trompas, sin embargo, añaden, este descubrimiento es solo de la parte exploratoria. “Sí existe una relación entre la enfermedad inflamatoria pélvica y el cáncer de ovario, pero se necesita más estudio para obtener alguna conclusión sobre este posible vínculo”, indicaron.

Kevin McConway, profesor emérito de estadística aplicada en Open University, aseguró en un comunicado del Science Media Center en Gran Bretaña, “una cosa que esta investigación demuestra claramente es lo difícil que resulta determinar si algo como esto es de hecho un factor de riesgo para el cáncer. A pesar de ser un estudio bueno, competente y cuidadoso que involucra a más de un cuarto de millón de mujeres, todavía deja dudas sobre la relación, si es que la hoy, entre usar talcos en el área genital y el cáncer de ovario”. (Le puede interesar: Identifican los genes relacionados con la agresividad del cáncer en mujeres y hombres)

El interés sobre un posible vínculo entre el cáncer de ovario y el uso de los talcos comenzó en la década de los 70’s, cuando surgió la preocupación por la contaminación del talco con amianto, un tipo de mineral similar pero contaminante. Estudios posteriores subrayaron un mayor riesgo de cáncer de ovario en las usuarias de talco, pues se creía que podía llegar a los ovarios a través de la vagina y el útero. Pero había una duda sobre la realidad de este vínculo, ya que el número de estudios realizados en cinco décadas ha sido bajo y con resultados estadísticamente no concluyentes.

El efecto del uso de talco es difícil de identificar de forma aislada porque los cánceres de ovario son raros: solo 1,3% de las mujeres corren el riesgo de sufrirlo en su vida.

898907

2020-01-08T10:55:54-05:00

article

2020-01-08T10:55:54-05:00

paucasas_95_95

none

- Redacción Salud - AFP

Salud

Estudios aseguran que no hay vínculo entre el uso de talco y el cáncer de ovarios

83

5061

5144