''La felicidad es un excelente negocio''

Andrés Ramírez, el único máster en felicidad del país, asegura que las buenas condiciones laborales garantizan el aumento de la productividad y de la innovación en una empresa.

El experto en felicidad laboral Andrés Ramírez considera que el egoísmo es lo que impide un ambiente de trabajo positivo en las empresas colombianas. / 123rf

En 2013 el administrador de empresas Andrés Ramírez recibió el título de máster en felicidad. El Colegio Superior de Administración (Cesa) le otorgó esta distinción en Honoris Causa por haber creado la primera electiva universitaria en felicidad que se dicta en el país.

Actualmente, aparte de su labor docente y de directivo de la Fundación Consejo de Empresas Americanas (CEA), dicta conferencias a trabajadores de empresas colombianas, pues según él el mundo de los negocios es cada vez más consciente de que la felicidad en los empleados garantiza una mayor productividad.

- ¿En qué consiste la felicidad laboral?

Es un término que implica propósitos y sentirse útil. Cuando se está feliz laboralmente se tienen espacios de crecimiento no sólo dentro de la organización, sino como individuo. Se adquieren mayores conocimientos y las ideas son valoradas.

- ¿Qué gana una empresa si invierte en la felicidad de sus empleados?

Incrementar los niveles de innovación, disminuir la accidentalidad y aumentar la productividad de la empresa.
¿Puede pensarse que alguien infeliz es necesariamente improductivo?
No necesariamente, pero alguien infeliz pensará que la labor que realiza todos los días es indigna; la labor debe implicar más que cumplir con una responsabilidad asignada. Si las empresas logran que sus empleados tengan una actitud positiva y que sus tareas tengan significado para ellos, alcanzarán cambios importantes.

- ¿La infelicidad en el ambiente laboral es problema del jefe o del empleado?

Considero que cada quien es el dueño de su felicidad. Es tan personal que nadie se lo puede dar ni quitar.
Pero evidentemente entablar buenas relaciones entre jefe y empleado también afecta la manera en que una persona se siente en el ámbito de trabajo. En una relación laboral, al igual que en las demás, cada cual debe reflexionar sobre qué puede hacer para que las cosas funcionen bien, aunque debe haber límites. Si definitivamente las cosas no funcionan, lo mejor es tomar nuevos rumbos.
Usted dice que la felicidad debe ser una política de la empresa, ¿cómo hacerlo?
Sólo se logra con la alta gerencia. La felicidad como política implica una coherencia con las acciones de la empresa y lo que en ésta se piensa de la felicidad. Si dice ser un lugar de puertas abiertas, los empleados deben encontrar la puerta de la oficina del gerente abierta la mayor parte del tiempo. En el ambiente laboral el compromiso de la alta gerencia con la felicidad es igual de importante que las demás responsabilidades.

- ¿Qué es lo mínimo que todas las personas deben hacer para garantizar un ambiente laboral ameno?

Tan sencillo como saludar a los demás. Se trata de pensar en los otros como seres humanos y no como simples empleados. Es un gesto mínimo, pero que genera grandes cambios.

- ¿Cuáles son las herramientas para garantizar la felicidad en el trabajo?

Conocer a nuestro equipo: saber algo de la vida personal de quienes lo conforman e identificar sus talentos. Los líderes deben estar dispuestos a servir y no a exigir: no pueden pedir sin dar el ejemplo necesario. Se deben delegar las tareas adecuadamente para lograr que todos se sientan útiles en el equipo del que forman parte.
Como experto en el tema, ¿cuáles considera que son las mayores debilidades de las empresas colombianas frente al bienestar de sus empleados?
El egoísmo. Acá se piensa en el lucro sin importar el daño que se haga. Debemos educar más en la cooperación, que es para seres competentes y no competitivos.

- ¿Qué tanto compromiso están demostrando las empresas con la felicidad?

Hoy muchas tienen un director de felicidad y eso demuestra la importancia del tema. Es evidente que pasamos de la revolución industrial a la de la gestión y el talento humano. Se tiene en cuenta el individuo y se busca sacar lo mejor de él dándole muchas oportunidades.

- ¿Qué es aquello que los administradores de empresas y quienes se dedican a crearlas nunca pueden olvidar?

No pueden olvidar que su labor es generar valor al consumidor y no la necesidad por tener lo último sin realmente obtener utilidad de ello.
La rueda es un ejemplo perfecto, pues generó valor al permitir que las personas y las sociedades se acercaran.

- ¿Hasta qué punto la generación de valor es posible hoy en una sociedad que pareciera desbocada por el consumismo?

Hay muchas iniciativas que actualmente generan valor. Por ejemplo, las aplicaciones de taxi en los celulares les dio a los usuarios seguridad; y las que son para mirar el tráfico y llegar más rápido de un lugar a otro han generado grandes beneficios en las personas. Eso es valor.

En el mundo de los negocios la tecnología es un arma de doble filo. Si se emplea de la manera adecuada puede traer a la sociedad utilidades y no sólo necesidades.
Creó la primera y única electiva universitaria en felicidad del país. ¿Qué les transmite a aquellos que se están formando en el mundo de los negocios?

The happy business es el nombre de esta clase que fue incluida en el pénsum porque estamos convencidos de que la felicidad es el mejor negocio. Buscamos enseñarles el compromiso y la responsabilidad porque eso es garantía de felicidad.

- Da charlas de felicidad en algunas de las empresas más importantes del país. ¿Cómo logra impactar a quienes lo escuchan?

Lo que hago es hacer que las personas asuman responsabilidad con su vida. Les genero dudas sobre lo que los hace feliz y los propósitos que tienen para poder soñar, inspirarse y vivir. Más allá que una motivación, quiero generar cuestionamientos para que al final asuman compromisos y no dejen su felicidad en manos de otros.

- Un reciente informe realizado por Gallup reveló que Colombia es el segundo país más feliz del mundo, ¿qué opina al respecto?

Hablando en términos subjetivos, tenemos todo para serlo. La felicidad también consiste en la capacidad de resiliencias, de afrontar dificultades y sobreponerse a ellas. Somos un país que a pesar de su historia de violencia tiene gente que se levanta a trabajar y que crea empresa.

Sin embargo, fallamos en los indicadores que miden el bienestar en una población como la pobreza, la desigualdad y el acceso a la educación y la salud.

Temas relacionados