Grasas trans causan pérdida de la memoria

Una investigación de científicos norteamericanos evidenció que cada gramo adicional de consumo diario de grasas trans se asocia con una pérdida de 0,76 palabras en los test de memoria.

La pizza congelada es uno de los alimentos que contiene grasas trans.Flickr

Las grasas trans pueden tener un impacto negativo con la memoria. Esto fue lo que reveló el estudio de la Universidad de California, San Diego(EE.UU.) que fue publicado en la revista PLoS ONE.

Las grasas trans son utilizadas en los alimentos procesados para mejorar su sabor, textura y duración. Vienen del proceso de inyectar hidrógeno a aceites vegetales y son consideradas incluso más perjudiciales que los ácidos grasos saturados, provenientes de los animales. Pueden encontrarse en margarinas, comidas rápidas, bocadillos, pizzas congeladas, cremas para café y algunas pastas refrigeradas.

Aparte de provocar riesgos cardiovasculares, hipertensión, diabetes y obesidad, generan, también, un deterioro cognitivo. Según los investigadores estas grasas causan un daño de las funciones relacionadas con la memoria en hombres de 45 años o menos.

Después de analizar a 1.018 hombres sanos y activos, el trabajo descubrió que aquellos que consumieron mayores cantidades de grasas trans mostraron un peor rendimiento en una prueba de memoria. Además, la asociación se mantuvo incluso después de tener en cuenta factores como la edad, la educación, el grupo étnico y la depresión.

El equipo hizo que los participantes completaran un cuestionario dietético, a partir del cual se estimó el consumo de grasas trans. Para evaluar el desarrollo cognitivo, los voluntarios realizaron una prueba de memoria, que consistía en que, tras mostrarles 104 tarjetas, éstos tenían que indicar si cada palabra era nueva o estaba duplicada.

Los resultados mostraron que, entre los hombres, aquellos que comían mayor cantidad de grasas trans tenían un peor rendimiento en la prueba de memoria. De hecho, cada gramo adicional de consumo diario de grasas trans se asociaba con una pérdida de 0,76 palabras en los test de memoria. Así que aquellos que consumían la mayor cantidad de estas grasas recordaban 11 palabras menos (una reducción de más del 10%) que los que comían menos.

La Agencia Alimentaria de Estados Unidos (FDA) puso un ultimátum de tres años para que los productores de estos alimentos prohibieran su uso de manera gradual.

En Europa, países como Dinamarca, Austria, Suiza e Islandia han obligado a la industria a limitar la cantidad de grasas trans utilizada en los alimentos, pero la mayoría de los países todavía dependen de que los fabricantes de alimentos reduzcan voluntariamente su contenido.

 

Vea el artículo completo aquí

 

Temas relacionados