Hacer cosquillas al cerebro estimula la memoria

Investigadores descubrieron que la estimulación eléctrica en ciertas partes del cerebro estimula la memoria en el corto plazo.

Pixabay

Las “cosquillas” en el cerebro, o estimulación eléctrica con baja intensidad, puede ayudar a mejorar la memoria a corto plazo, reveló una investigación realizada por científicos de la Mayo Clinic y publicada en la revista Brain.

De acuerdo con el estudio, si se estimula la parte del cerebro ubicada entre las sienes y las orejas, conocida en el mundo médico como corteza lateral del lóbulo temporal, los pacientes podían recordar mejor las palabras de una lista presentada con anterioridad.

“El resultado más emocionante del estudio es que la estimulación directa de esa inexplorada zona cerebral permite mejorar la memoria para la expresión verbal”, comenta el Dr. Michal Kucewicz, investigador del Departamento de Neurología y autor principal del trabajo.

Para adelantar el estudio, se reunió a un grupo de 22 pacientes que estaban esperando para realizarse una cirugía para tratar las convulsiones. La epilepsia a menudo afecta los circuitos cerebrales subyacentes de la función mnemónica, es decir, los circuitos encargados de la memoria.

“Los investigadores descubrieron entre los 22 pacientes que el rendimiento de la memoria mejoró en los 4 pacientes a quienes se les estimuló la corteza lateral del lóbulo temporal, pero no entre los que recibieron estimulación en otras regiones cerebrales”, señaló en un comunicado la Mayo Clinic.

Esta investigación podría abrir la puerta a nuevas terapias médicas para lidiar con las enfermedades mentales y neurológicas, que actualmente se tratan con fármacos y terapias conductuales, que no siempre son efectivas.

“Si bien la estimulación eléctrica del cerebro surge como una posible terapia para una amplia gama de enfermedades neurológicas y psiquiátricas, poco se sabe acerca de sus efectos sobre la memoria”, comentó el doctor Gregory Worrell, coautor del trabajo.

Brent Berry, doctor en medicina e investigación, señaló que el siguiente paso del proyecto es “determinar cómo aplicar mejor la corriente eléctrica, en cuanto la ubicación exacta dentro de esa área cerebral, la sincronización y los parámetros de estimulación”. Mejor dicho: identificar en qué lugar y de qué forma específica son más efectivas las “cosquillas” cerebrales.