Publicado en The Lancet

La humanidad no llegará a los 10.000 millones al finalizar este siglo

Noticias destacadas de Salud

Una investigación proyecta que el mundo alcanzará su pico de población en 2060 con 9.700 millones y luego la cifra decaerá hasta que en 2100 seamos 8.800 millones. Entre 61 a 49 millones de personas vivirán en Colombia para el año 2052. La baja de fertilidad se dará gracias al acceso de más mujeres a la educación.

El crecimiento continuo de la población mundial era casi una certeza. Pero un estudio publicado recientemente en la revista The Lancet indica un nuevo giro frente al número de personas que habitará la tierra para final de este siglo. De acuerdo con proyecciones, hechas por científicos de la Universidad de Washington sobre 195 países, en 2100 habrá 8.800 millones de personas. Esa cifra, comparada con estimaciones previas, es mucho menor a los 11 mil millones dictada por Naciones Unidas. La posibilidad de que existan menos humanos sería una buena noticia para la salud del planeta. (Lea: Vacuna contra COVID-19 de Moderna muestra resultados positivos en fase I)

A la luz de las nuevas proyecciones, el crecimiento demográfico ascenderá a su punto más alto en cuarenta años, con 9.700 millones de personas. Luego de esa cantidad, la población irá descendiendo a raíz de “las tendencias continuas en el nivel educativo femenino y el acceso a la anticoncepción acelerarán la disminución de la fertilidad y el crecimiento demográfico lento”, explicaron los autores inscritos al Instituto de Métricas y Evaluación de Salud del campus. (IHME, por sus siglas en inglés). En CPor otro lado, estas cifras caen bien en un planeta en el que Naciones Unidas auguraba 11.000 millones de personas para 2100, una cantidad demandante para los recursos naturales. Ante la nueva proyección, dos mil millones menor a las previa, es una buena noticia para la salud mundial. No solo por menor estrés frente a los sistemas alimentarios sino por una baja en la emisión de dióxido de carbono.olombia, según los números del estudio, para 2052 solo se contarán entre 61 a 49 millones de personas.

Tal análisis se basó en el Estudio Global de la Carga de Enfermedades 2017 que modeló datos de 195 países sobre mortalidad, fertilidad y migración. A partir de esos cálculos, las tasas de fertilidad para 183 países en 2100 están por debajo de 2.1, promedio de hijos que una mujer tiene a lo largo de su vida reproductiva. De modo que alrededor de 23 países reducirán sus poblaciones en más de un 50 %, entre ellos Japón, Tailandia, Italia y España.

De ahí que los investigadores sugieran que la disminución poblacional deba ser compensada por cada país a través de políticas de migración. Puesto que, otro de los resultados preocupantes, es el envejecimiento estimado para la humanidad ya que para 2100 habrán 2.300 millones de personas mayores de 65 años y tan solo 1.700 millones de menores de 20 años. Ese panorama es desolador tanto para la economía a raíz de la falta de fuerza laboral.

Ese por ejemplo, será el caso de China e India según los autores. Porque “las implicaciones de poder social, económico y geopolítico de nuestras predicciones son sustanciales. En particular, nuestros hallazgos sugieren que la disminución en el número de adultos en edad laboral solo reducirá tasas de crecimiento del PIB que podrían dar lugar a cambios importantes en el poder económico mundial para fines de siglo. La respuesta a la disminución de la población probablemente se convierta en una preocupación política primordial en muchas naciones, pero no debe comprometer los esfuerzos para mejorar la salud reproductiva de las mujeres o el progreso en los derechos de las mujeres”. Así lo expresó Stein Emil Vollset, primer autor del artículo para el portal Eureka.

Por otro lado, estas cifras caen bien en un planeta en el que Naciones Unidas auguraba 11.000 millones de personas para 2100, una cantidad demandante para los recursos naturales. Ante la nueva proyección, dos mil millones menor a las previa, es una buena noticia para la salud mundial. No solo por menor estrés frente a los sistemas alimentarios sino por una baja en la emisión de dióxido de carbono.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.