Indonesia se preocupa por el aumento de embarazos después de la pandemia

Noticias destacadas de Salud

Aunque desde abril se reactivaron las campañas de planificación y el suministro de anticonceptivos a las familias más necesitadas, el gobierno estima que podría haber entre 370.000 y 500.000 nacimientos a principios del próximo año.

“Puedes tener sexo. Puedes casarte. Pero no quedes embarazada. Puedes tener relaciones sexuales siempre que uses anticonceptivos ", con este mensaje cientos de carros del gobierno de Indonesia recorrieron pueblos y ciudades, el pasado mes de mayo, para reactivar los planes de planificación abandonados por las restricciones impuestas para controlar el nuevo coronavirus.

Para el gobierno de Indonesia una posible consecuencia, no intencional, de las restricciones por el coronavirus es un baby boom pospandémico. Según la Agencia Nacional de Población y Planificación, de ese país, el pasado abril en medio de la cuarentena, alrededor de 10 millones de parejas casadas dejaron de usar anticonceptivos.

Las autoridades informaron que, aunque muchos proveedores de anticonceptivos cerraron su atención médica, otros simplemente optaron por no ir a reclamar los medicamentos para no arriesgarse a un contagio del nuevo coronavirus. El gobierno espera una ola de nacimientos no planificados el próximo año. "Estamos nerviosos por salir de casa, por no hablar de ir al hospital, que es la fuente de todas las enfermedades", dijo a The New York Times, Lana Mutisari, de 36 años, una mujer casada que ha pospuesto una cita para obtener un DIU.

Hasto Wardoyo, un obstetra y ginecólogo que dirige la Agencia de planificación familiar estimó que podría haber entre 370.000 y 500.000 nacimientos a principios del próximo año. Esta situación, podría significar un retroceso en la lucha de Indonesia para promover políticas de planificación como herramienta para combatir la desnutrición infantil.

En Indonesia, los anticonceptivos se ofrecen gratuitamente a las personas de bajos recursos y el gobierno programa visitas a las parejas casadas para fomentar el uso de anticonceptivos. Según la Agencia de Planificación Familiar, la mitad de mujeres en este país que usan anticonceptivos reciben inyecciones hormonales, que se administran mensualmente. Otro 20% usa píldoras anticonceptivas que se recogen, cada mes, con el seguro del gobierno. Los condones, por su parte, están ampliamente disponibles pero son impopulares.

Desde abril el gobierno comenzó a entregar los anticonceptivos junto con los suministros de alimentos de emergencia. Las autoridades modificaron los reglamentos para permitir el suministro a domicilio de estos medicamentos mensualmente. "Llevamos a cabo la distribución puerta a puerta mientras entregamos paquetes de alimentos básicos. Damos inyecciones gratis. También traemos píldoras anticonceptivas ", agregó el doctor Hasto. Con estas políticas, esperan reducir el índice de embarazos no deseados que se esperan a principios del próximo año.

Comparte en redes: