Invima lanza advertencia sobre el uso de tarjetas desinfectantes a base de dióxido de cloro

Noticias destacadas de Salud

Los productos no cuentan con Notificación Sanitaria Obligatoria. Se trata de supuestos desinfectantes como “Santi Card”, “Virus Shut Out”, “Black Out” y “My Air Shield” que podrían generar reacciones alérgicas.

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), a través de la Dirección de Cosméticos, Aseo, Plaguicidas y Productos de Higiene Doméstica, lanzó una advertencia a la comunidad sobre el riesgo que representan productos como “Santi Card”, “Virus Shut Out”, “Black Out” y “My Air Shield”. (Le puede interesar: SIC ordena a Natalia París dejar de promocionar el dióxido de cloro)

Se trata de collares, tarjetas o accesorios que se portan en el cuello, o en las prendas de vestir, y que liberan dióxido de cloro en el aire. Esto bajo la idea de supuestamente desinfectar el aire y crear un “escudo protector” ante el COVID-19.

“El uso de este tipo de productos constituye un riesgo sanitario, por esta razón no pueden ser considerados como de higiene doméstica, y en ese sentido la entidad, no les otorga autorización de comercialización o Notificación Sanitaria Obligatoria (NSO)”, comenta el Invima. Explican además que los productos de higiene doméstica, “no deberán perjudicar la salud humana cuando se apliquen en las condiciones normales o razonablemente previsibles de uso, considerando particularmente, la forma cosmética, las precauciones, su etiquetado y las eventuales instrucciones de uso y de eliminación, así como cualquier otra indicación o información del producto”. (Le sugerimos: Prohíben comercializar dióxido de cloro en Facebook )

El riesgo de estas tarjetas y collares es que básicamente implican una exposición directa de la persona con el dióxido de sodio, lo que podría generar reacciones alérgicas, así como irritaciones y afectaciones al organismo. “El dióxido de cloro es un gas color amarillo o amarillo-rojizo utilizado como blanqueador en la fabricación de papel, desinfectante de superficies, ambientes, y en el proceso de tratamiento de agua”, indica el Invima.

De hecho, el Invima se ha sumado al llamado de otras entidades, como la Organización Panamericana de Salud y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, al advertir que falta evidencia científica que sustente el beneficio de esta sustancia en el tratamiento o prevención del COVID-19. (Lea también: Pandemia aumentó la dermatitis en las manos)

Otros de los efectos que puede generar el uso de estas sustancias son:

  • Insuficiencia respiratoria causada por una condición grave donde la cantidad de oxígeno que se transporta a través del torrente sanguíneo se reduce considerablemente (metahemoglobinemia)
  • Cambios en la actividad eléctrica del corazón (prolongación del QT), lo que puede llevar a ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales
  • Baja presión arterial mortal causada por deshidratación
  • Insuficiencia hepática aguda
  • Conteo bajo de células sanguíneas, debido a la rápida destrucción de los glóbulos rojos (anemia hemolítica), lo que requiere una transfusión de sangre
  • Vómitos severos
  • Diarrea severa

“El Instituto hace un llamado a la ciudadanía para que se abstenga de utilizar estas tarjetas, collares o accesorios de desinfección, y reitera que, hasta la fecha, los únicos medicamentos autorizados en el país con indicación de prevención de la enfermedad covid-19, son las vacunas del Plan Nacional de Vacunación”.

Comparte en redes: