Jalón de orejas a farmacéuticas

Ministerio de Salud regañó a las farmacéuticas (Afidro) por “presentar una versión simplificada y conveniente” en el debate de medicamentos biológicos.

 Alejandro Gaviria, ministro de salud, respondió carta de farmacéuticas./ Archivo
Alejandro Gaviria, ministro de salud, respondió carta de farmacéuticas./ Archivo

Los lectores de El Tiempo, La República y otros medios impresos se sorprendieron el pasado 3 de septiembre con un aviso publicitario de una página completa en el que las compañías farmacéuticas le planteaban al presidente Juan Manuel Santos sus críticas al decreto con el que el Gobierno pretende regular el mercado de los medicamentos biotecnológicos.

Dos semanas después ha llegado la respuesta del Gobierno a las farmacéuticas en forma de jalón de orejas. En la página del Ministerio de Salud se publicó una carta de cuatro páginas firmada por el ministro Alejandro Gaviria y en la cual se explican detalladamente las razones que hacen necesario que Colombia cuente con nuevas normas de juego para los medicamentos más costosos que existen en el mercado.

Gaviria les dice a las farmacéuticas que no es apropiado que presenten al público sus opiniones como resultado de un consenso nacional entre la academia, la comunidad científica y médica, porque eso no es cierto.

“Es razonable que Afidro ejerza su derecho a exponer sus opiniones de manera pública, pero también es su deber no presentar una versión simplificada y conveniente del debate”, escribió Gaviria, quien también les reclamó a las farmacéuticas por haber dicho que el Invima, una entidad estatal, estaba de acuerdo con ellas, cuando eso es totalmente falso.

Antes de enumerar detalles técnicos del decreto que permitirá la entrada de biosimilares al país, es decir, copias genéricas de las moléculas originales, Gaviria dijo que al Gobierno le “preocupa que, después de cinco rondas y tres años de discusión técnica, transparente y pública, Afidro afirme que el decreto permite la entrada de medicamentos de dudosa calidad porque no exige pruebas de su calidad, seguridad y eficacia”.

Tampoco es cierto, dice el Gobierno, que la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Sanitaria Europea hayan hecho recomendaciones a Colombia para que cambie su postura frente a los medicamentos biotecnológicos, como lo sugiere Afidro en su carta.

La respuesta del Gobierno a Afidro llega dos días después de que el periodista Sergio Gómez Maseri de El Tiempo informara que el vicepresidente de Estados Unidos había enviado una carta al presidente Santos en la que lo felicitaba por su gestión, pero le pedía reconsiderar su postura frente al tema de los medicamentos biotecnológicos. La industria farmacéutica es una de las más fuertes de Estados Unidos y el mercado de los biotecnológicos uno de los más jugosos. Sólo en Colombia mueve más de US$1.000 millones.

En el último párrafo de su respuesta a las farmacéuticas, y luego de exponer cada uno de los argumentos jurídicos y técnicos que llevaron a la creación de esta nueva política, Gaviria dice que “la Presidencia de la República y el Ministerio de Salud y Protección Social han decidido expedir el decreto conservando sus contenidos e invitan a Afidro a participar en el diseño de una agenda conjunta de discusión de las guías que deberán ser expedidas para su aplicación”.

Se espera que la firma del decreto por parte del Presidente ocurra esta semana y se ponga fin a un largo debate en el que han salido a flote los profundos intereses económico dentro del sistema de salud colombiano.